Monte Etna (Italia)

Este sitio emblemático abarca una zona despoblada de 19.237 hectáreas situada en la parte más alta del Monte Etna, que se yergue en la costa oriental de la isla de Sicilia. El Etna es el monte isleño más alto de la cuenca del Mediterráneo y el estratovolcán más activo del planeta. Se pueden rastrear las huellas de sus erupciones en el pasado hasta medio millón de años atrás y se han documentado por lo menos 2.700 años de actividad volcánica. El carácter prácticamente continuo de sus erupciones sigue alimentando los conocimientos de diversas disciplinas de las ciencias de la tierra, como la vulcanología y la geofísica, entre otras. El Etna alberga también importantes ecosistemas terrestres con una fauna y flora endémicas, y su actividad lo convierte en un laboratorio natural para el estudio de diversos procesos ecológicos y biológicos. La variedad y accesibilidad de toda una serie de formaciones volcánicas, como cráteres de cumbre, tobas y corrientes y grutas de lava, o la depresión del Valle de Bove, han hecho de este sitio un punto de destino de primera importancia para los investigadores y educadores.

Principio de la página