Gruta ornamentada de Pont d’Arc, denominada Gruta Chauvet-Pont d’Arc (Departamento del Ardèche, Francia)

En este sitio, situado al sur de Francia, en una meseta calcárea del río Ardèche, se hallan los dibujos figurativos más antiguos y mejor conservados del mundo. Realizados en el Periodo Auriñaciense (esto es, entre 30.000 y 32.000 años atrás), estos dibujos constituyen un testimonio excepcional del arte prehistórico. Hace unos 20.000 años, un desprendimiento de rocas cerró herméticamente la entrada de la gruta hasta su hallazgo en 1994, lo cual permitió que se conservara en su estado primigenio. Hasta la fecha se han podido catalogar más de 1.000 imágenes pintadas en sus paredes con una gran variedad de motivos animales y antropomórficos. Su calidad estética es excepcional y su ejecución pone de manifiesto el dominio de toda una serie de técnicas: pericia en el uso de los colores, combinación de la pintura y el grabado, precisión anatómica, tridimensionalidad y sentido del movimiento. Las imágenes muestran diversas especies animales peligrosas y difíciles de observar en esa época (mamuts, osos, gatos monteses, rinocerontes, bisontes y uros), y también se han hallado unos 4.000 restos catalogados de fauna prehistórica y un variado conjunto de huellas humanas.