Shahr-i Sokhta (República Islámica de Irán)

Shar-i-Sokhta, que significa ‘Ciudad Quemada’, se encuentra en la intersección de las rutas comerciales de la Edad del Bronce que atraviesan la meseta iraní. Los vestigios de la ciudad, de ladrillos de adobe, representan la emergencia de las primeras sociedades complejas en el este de Irán. Fundada en torno al 3200 a. de C., la ciudad estuvo poblada hasta aproximadamente el 1800 a. de C. durante cuatro periodos, en los que se desarrollaron varios barrios distintos que comprenden una zona monumental, barrios residenciales, barrios industriales y una necrópolis. Un cambio en los cursos de agua y un cambio de clima causaron el casi abandono de la ciudad en los albores del segundo milenio antes de nuestra era. Las estructuras, la necrópolis y el gran número de objetos importantes hallados en varias excavaciones bien conservados gracias al clima seco del desierto hacen de este sitio una rica fuente de información relativa a la emergencia y las interrelaciones de sociedades complejas en el tercer milenio a.de C.