Ciudad de Namhansanseong (República de Corea)

La fundación de esta ciudad, situada en un paraje montañoso a unos 25 kilómetros al sudeste de Seúl, se proyectó para que sirviera de capital a los reyes de la Dinastía Joseon (1392-1910) en caso de emergencia. Construida y defendida por monjes-soldados budistas, pudo albergar hasta 4.000 personas y desempeñó importantes funciones administrativas y militares a lo largo de la historia. Sus vestigios más antiguos datan del siglo VII y fue reconstruida en varias ocasiones, en particular a principios del siglo XVII en previsión de un ataque de la dinastía chino-manchú de los Qing. Namhansanseong es un verdadero compendio de las nociones de ingeniería militar defensiva de épocas pasadas, inspiradas por las de China y el Japón, así como de la evolución de las técnicas de fortificación resultante de la introducción de armas de fuego occidentales en Asia. Esta ciudad, que siempre estuvo habitada y fue capital de su provincia durante mucho tiempo, alberga testimonios de un rico pasado civil, militar y religioso que han hecho de ella un símbolo de la soberanía nacional coreana.