Chile implementará SAGA para disminuir su brecha de género en las carreras de ciencia, tecnología, ingeniería y mátemáticas

Del 17 al 19 de julio se llevó a cabo en Santiago de Chile el taller de capacitación de la UNESCO en las herramientas del proyecto SAGA (STEM And Gender Advancement) para la reducción de la brecha de género en los campos de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.

El evento fue organizado por el Programa de Políticas de Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI) de la Oficina Regional de Ciencias de la UNESCO para América Latina y el Caribe, conjuntamente con la División de Políticas de Igualdad del Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género de Chile y el CONICYT de Chile.

Dirigido a analistas de agencias públicas, la actividad tuvo por objetivo realizar la transferencia de competencias a los equipos técnicos de las instituciones públicas chilenas que van a trabajar en la implementación de este proyecto en dicho país. Durante la jornada inaugural, Mariana Krause, Presidenta de CONICYT, destacó que “para poder eliminar las brechas en un futuro, ojalá cercano, se necesitan datos de importancia, datos en los cuales podamos confiar, y esto es lo que nos aporta la metodología SAGA”.

Guillermo Anlló, especialista regional a cargo del Programa de Políticas CTI, por su parte declaró: “Es importante que se visualice la riqueza que el país se está perdiendo del conocimiento de la mujer chilena involucrándola en estos procesos. Con SAGA buscamos una mayor incorporación de las mujeres científicas, pero en un esquema de mayor crecimiento de las ciencias”.

La capacitación incluyó la presentación de indicadores globales de CTI y género, así como el análisis de las políticas e instrumentos nacionales disponibles para afrontar la realidad chilena en este tema. A lo largo del taller se profundizó en opciones específicas de reducción de la brecha en CTI en Chile a través de la implementación de SAGA, a partir de diversas experiencias de implementaciones previas en diferentes contextos, así como también identificando posibles ejes de cambio y barreras existentes en las carreras de ciencia e ingeniería chilenas.

Audiovisual de la actividad aquí

¿Qué es SAGA?

SAGA (STEM and Gender Advancement) es un proyecto global de UNESCO que contribuye a la promoción de mujeres y niñas en STEM, apoyando a las principales partes interesadas en el diseño e implementación de políticas de CTI para la igualdad de género. También proporciona formas de desarrollar y acceder a evidencias para poder evaluar las políticas de CTI utilizando datos desagregados por sexo y recopilando nueva información sobre impulsores y barreras en STEM.

La metodología y sus herramientas han sido transmitidas a través de talleres nacionales en Argentina, Gambia, Haití, Jamaica, Lebanon, Sudan, Tailandia, Uruguay, así como también en la provincia de Quebec, en Canadá. A través de dos talleres subregionales se incorporaron 8 países de África (Benín, Costa de Marfil, Ghana, Guinea, Liberia, Nigeria, Sierra Leona y Togo), 11 Estados Árabes (Egipto, Jordania, Kuwait, Líbano, Omán, Palestina, Catar, Arabia Saudita, Sudan, Siria y Túnez).

Actualmente, el proyecto cuenta con el apoyo de 19 organismos internacionales y más de 300 hacedores de política y actores clave en todo el mundo (75% de los cuales son mujeres) capacitados para utilizar dicha metodología.

Más información sobre SAGA

Imágenes sobre su implementación en los distintos Estados Miembros de la UNESCO

¿Por qué el proyecto SAGA de la UNESCO es necesario en la región de América Latina y el Caribe?

La igualdad de género en STEM es la base para alcanzar cada uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030. La educación STEM es también clave para preparar a los estudiantes para el mundo del trabajo, permitiendo la entrada en las carreras del mañana.

Al respecto, un dato debería llamarnos a la acción inmediata: el escaso número de mujeres investigadoras en todo el mundo en el ámbito de la ciencia. Según el Instituto de Estadística de la UNESCO (UIS), en junio de 2018 solo el 28,8% de los investigadores del mundo eran mujeres.

A pesar de que con más del 45% de mujeres investigadoras, América Latina y el Caribe es una de las dos regiones del mundo que ha alcanzado la paridad, los esfuerzos que se han realizado no resuelven eficazmente todas las barreras institucionales y socioculturales; la segregación horizontal y vertical sigue siendo elevada según el área del conocimiento que se trate. Las mujeres investigadoras siguen estando sub-representadas en los niveles más altos de la carrera profesional y siguen siendo una minoría en muchos campos de la ciencia, la tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM por su sigla en inglés) en la mayoría de los países de la región.

El 33% en Uruguay, el 29% en Argentina, el 23% en México o el 32% en Brasil son sólo algunos ejemplos de la participación laboral de las mujeres con respecto al número total de trabajadores en esta área (UNESCO, 2018). Más y mejor ciencia, implica mayor igualdad en todas la áreas y niveles.

Principio de la página