Presentación del primer Informe Periódico de El Salvador para la Convención de 2005 sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales

La República de El Salvador ratificó la Convención sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales el 2 de julio de 2013.

Es la primera vez que se concluye y se revisan los últimos años de desarrollos y logros que han tenido lugar en El Salvador en este informe gubernamental periódico.

Desde su ratificación, el Gobierno de El Salvador ha trabajado estrechamente en coordinación con la UNESCO y otros gobiernos, organizaciones e instituciones nacionales e internacionales, así como la sociedad civil, en la aplicación de la Convención y en la promoción y apoyo a los sectores de la cultura y la industria creativa.

Hoy en día, las industrias culturales y creativas se encuentran entre los sectores de más rápido crecimiento en el mundo. En conjunto, aportan el 6,1% de la economía mundial con un valor estimado de 4,3 billones de dólares al año. En estos sectores se generan en todo el mundo unos ingresos anuales de 2.250 millones de dólares y cerca de 30 millones de puestos de trabajo. Se trata de un área llena de potenciales para la innovación y el futuro. Especialmente los jóvenes de entre 15 y 29 años que trabajan en estos sectores más que en cualquier otro sector industrial.

La cultura se ha convertido en el cuarto pilar del desarrollo sostenible, después de los aspectos del desarrollo económico, el desarrollo medioambiental y el desarrollo social. Esto se debe, no sólo a que los sectores industriales creativos de la cultura han venido aportando más ingresos y empleos a la economía mundial, sino también a que la cultura y el conocimiento en general se han convertido en una fuerza productiva y una clase de capital inmaterial cada vez más importante en la producción social.

Las expresiones culturales encarnan identidades y otros significados importantes que influyen en la relación entre lo humano y el mundo, entre lo humano y su entorno, y entre lo humano y la sociedad. El desarrollo sostenible de la cultura requiere la promoción y protección de la diversidad cultural y de las diversas expresiones. La Convención reconoce y confirma que la diversidad de las expresiones culturales es un "activo rico para los individuos y las sociedades; la protección, la promoción y el mantenimiento de la diversidad cultural son un requisito esencial para el desarrollo sostenible en beneficio de las generaciones presentes y futuras". (Artículo 2)

Basada en los derechos humanos y las libertades fundamentales, en última instancia, la Convención de 2005 proporciona un nuevo marco para los sistemas de gobernanza informados, transparentes y participativos de la cultura.

El intercambio de información y la transparencia ocupan un lugar central en la Convención. En el momento de la ratificación, los países se comprometen a presentar cada cuatro años "informes periódicos" sobre las políticas y medidas que han adoptado, así como sobre los desafíos encontrados en la aplicación de la Convención. Estos informes son instrumentos clave para que la sociedad civil se comprometa con los funcionarios gubernamentales en la evaluación de los progresos realizados para proteger y promover la diversidad de las expresiones culturales.

Desde que la Convención entró en vigor en 2012, se han presentado 158 informes. Para el año 2019 se esperan 10 informes. En estos informes se han informado sobre 2065 medidas, que incluyen 24 prácticas innovadoras actualmente disponibles.

Extendemos nuestra felicitación a El Salvador por realizar la presentación pública del reporte de la Convención de 2005 el día lunes 6 de mayo de 2019 en el foyer del Museo Nacional de Antropología MUNA.

 

Principio de la página