Taller UNESCO/INAH sobre protección del Patrimonio Cultural Subacuático impulsa la aplicación de la Convención 2001 en América Latina y el Caribe

• La oficina de la UNESCO en México, el Secretariado de la Convención, el INAH y el Gobierno de España impulsaron este ejercicio que se llevó a cabo en Campeche y contó con la participación de expertos de 15 países

Este curso único incluyó una réplica de un sitio de naufragio, que un empresario local proporcionó con fines educativos y de capacitación. Foto: INAH

Con el acuerdo de impulsar la aplicación de la Convención sobre la Protección del Patrimonio Cultural Subacuático 2001 en América Latina y el Caribe, así como promover la integración de este patrimonio en políticas de gestión del patrimonio mundial y de prevención del tráfico ilícito de los bienes culturales, concluyó el taller UNESCO/ INAH “Introducción a la Arqueología Subacuática y a la Gestión del Patrimonio Cultural Subacuático” que se celebró en la Ciudad de Campeche del 8 al 19 de julio.

El ejercicio en el que participaron expertos de Argentina, Bolivia, Chile, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay fue organizado por el Secretariado de la Convención de 2001 de la Oficina de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), el Instituto Nacional de Antropología e Historia en Campeche (INAH) y el Gobierno de España, y contó con el apoyo de la Oficina de la UNESCO en México.

En 2001, la UNESCO adoptó la Convención sobre la protección del patrimonio cultural subacuático para conferir a éste una protección comparable a la que existe para el patrimonio terrestre. Este tipo de patrimonio se refiere a “todos los rastros de existencia humana que tengan un carácter cultural, histórico o arqueológico, que hayan estado bajo el agua, parcial o totalmente, de forma periódica o continua, por lo menos durante 100 años”.

Los 61 Estados que la han ratificado, México entre ellos, se comprometen a preservar este patrimonio, combatir su explotación comercial, el pillaje de los sitios y el tráfico ilícito de objetos procedentes de ellos.

Durante el taller, los alumnos desarrollaron proyectos concretos de gestión para sitios en América Latina y el Caribe, proyectos en los que los que también se alcanzó el objetivo de identificar vínculos entre el patrimonio cultural subacuático y el patrimonio inmaterial.

El taller tuvo una excelente recepción entre los participantes, quienes reconocieron tanto el conocimiento de los instructores como el esfuerzo logístico que llevó a cabo el personal del INAH de Campeche. Este curso único incluyó una réplica de un sitio de naufragio, que un empresario local proporcionó con fines educativos y de capacitación.

Los arqueólogos subacuáticos aprendieron en la práctica las mejores normas a seguir en la investigación y protección del patrimonio cultural subacuático. La comunidad local y la industria turística de Campeche, que también invierte en la protección de este patrimonio, utilizarán la réplica del naufragio en el futuro para los buzos y turistas locales.

La conservación del Patrimonio Cultural Subacuático tiene beneficios como: conectar el pasado con el presente, reforzar la identidad cultural y los vínculos con el país, promocionar del desarrollo sostenible; fomentar el turismo cultural y la industria local mediante la creación de infraestructura, transporte y empleo, así como incentivar la investigación científica, la educación y el desarrollo urbano.

México y el Patrimonio Cultural Subacuático

México ha sido miembro activo en la preservación de este patrimonio. Ha participado en la elaboración de instrumentos jurídicos tan importantes como la Carta Internacional de ICOMOS para la Protección y Manejo del Patrimonio Cultural Subacuático y la Convención sobre la Protección del Patrimonio Cultural Subacuático de 2001.

En pro de la salvaguarda del patrimonio cultural sumergido, México a través de la Subdirección de Arqueología Subacuática del INAH, instauró desde el 2003 una oficina en la ciudad Patrimonio de la Humanidad, San Francisco de Campeche, con la finalidad de atender lo relacionado a la protección, conservación, investigación y difusión de este patrimonio en las costas y territorio de los tres estados que conforman la Península de Yucatán: Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

De este universo, 307 sitios arqueológicos sumergidos fueron localizados en aguas marinas, 165 se ubican en el Golfo de México y 142 en el mar Caribe.

Enlaces de Interés:

Celebran el Taller UNESCO/INAH sobre la Convención del Patrimonio Subacuático en Campeche
http://bit.ly/2JMzjwT

Convención sobre la Protección del Patrimonio Cultural Subacuático 2001
http://bit.ly/2Z96jES

Carta Internacional de ICOMOS para la Protección y Manejo del Patrimonio Cultural Subacuátic
http://bit.ly/30UNh5o

Principio de la página