» La educación avanza en la región de Asia y el Pacífico, pero todavía es una “asignatura pendiente”, afirma el ...
14.08.2014 - Education Sector

La educación avanza en la región de Asia y el Pacífico, pero todavía es una “asignatura pendiente”, afirma el Subdirector General de la UNESCO

©UNESCO/Sirisak ChaiyasookUNESCO Assistant Director-General for Education, Qian Tang at the Asia-Pacific Regional Education Conference (APREC) held in Bangkok

Desde que en 2000 se fijaron los objetivos de la Educación para Todos (EPT), la región de Asia y el Pacífico ha logrado grandes avances en materia de educación, pero aunque es importante reconocer estos adelantos, el Subdirector General de Educación de la UNESCO, el Sr. Qian Tang, afirma que no es momento de dormirse en los laureles porque todavía queda mucho por hacer.

Ultimamente el Sr. Tang asistió a la Conferencia Regional de Educación de Asia y el Pacífico (APREC, en inglés), que tuvo lugar en Bangkok en agosto y que congregó a funcionarios de alto nivel de toda la región para que intercambiaran experiencias en materia de EPT y consensuaran los ámbitos prioritarios de trabajo para después de 2015.

Entrevistado en los días de la conferencia, el Sr. Tang expresó sus ideas acerca de la importancia de la APREC y la necesidad de abordar los desequilibrios entre los países y dentro de estos, al tiempo que se hace frente a las limitaciones económicas.

¿Cómo evalúa usted los progresos realizados en la consecución de los objetivos de la EPT en la región de Asia y el Pacífico?

En los últimos diez años, más o menos, la gente viene diciendo que Asia es el motor del desarrollo mundial. En materia de educación ocurre otro tanto. En el desarrollo de la enseñanza, la región de Asia y el Pacífico está a la vanguardia del mundo, si se la compara con el conjunto del planeta. Desde tiempos inmemoriales las culturas asiáticas han considerado que la educación es una prioridad para la familia y la sociedad. Es una tradición sólida y, además, en los 15 últimos años son cada vez más numerosos los países que están recuperando terreno, en particular los países menos desarrollados.

Entre 1999 y 2011, se han logrado en la región adelantos considerables en la consecución de los seis objetivos de la EPT, especialmente en la enseñanza primaria universal y la igualdad entre los sexos. En los próximos 15 años, me complacería que la región mantuviese esta posición y tratara de alcanzar un mayor desarrollo educativo, particularmente en lo tocante a la promoción de la equidad y la igualdad.   

Equidad e igualdad. ¿Podría usted explicar estos objetivos en el contexto regional de Asia y el Pacífico?

Creo que la mayor de las tareas pendientes es lograr el desarrollo equilibrado entre los países y también en el interior de estos. En esta región coexisten los países más desarrollados con los menos desarrollados. En lo que concierne a los esfuerzos regionales de cooperación, los países más desarrollados pueden aportar mucho a la región.

También persisten algunos problemas en el interior de los países. La zona de Shanghai, por ejemplo, está más desarrollada que otras comarcas de China. Esta situación representa también un desafío para los responsables de formular las políticas nacionales: colmar las brechas y alcanzar el equilibrio entre las regiones. 

Al asumir el cargo de Subdirector General en 2010, usted señaló que la perspectiva amplia de los objetivos de la EPT se había reducido a dos metas en los Objetivos de Desarrollo del Milenio: enseñanza primaria universal e igualdad de género¿Quédificultades planteó este enfoque restringido en lo tocante a la promoción de los programas educativos en el marco de los planes internacionales de desarrollo? 

En los últimos años, en los que he desempeñado en cargo de Subdirector General, me he entrevistado con unos 100 Ministros de Educación. Cuando visité a los ministros de América Latina, me dijeron: “El ODM de enseñanza primaria universal no tiene nada que ver con nosotros, porque la educación básica no es un problema aquí. Hace mucho tiempo que esa enseñanza está universalizada en esta región”. Y añadieron: “La próxima vez que se establezca un objetivo internacional, piensen en nosotros, piensen en su pertinencia para los países de ingresos medios e incluso para los países de la OCDE”. 

Asimismo, cuando hablé con el Secretario de Educación de los Estados Unidos de América, hace dos años, que dijo que su país estaba confrontado a “un gran problema” en materia de alfabetismo funcional y equidad. Esto ocurre incluso en los Estados Unidos. Deberíamos disponer de un programa que fuese pertinente para todo el mundo. Por eso apoyamos la aplicación de un enfoque holístico; nos referimos a un proceso de aprendizaje a lo largo de toda la vida, hablamos de acceso, equidad, calidad y aprendizaje a lo largo de toda la vida, algo que es pertinente para todo el mundo.

No creo que ningún país del mundo pueda declarar que ha alcanzado ese objetivo. Es una meta muy alta, aunque es asequible, es pertinente para todos y, por supuesto, cada país cuenta con capacidades diferentes. 

¿Cómo han incidido en la labor educativa de la UNESCO las recientes dificultades económicas de la organización? 

En los últimos años, nuestro presupuesto se redujo en un 30 o 40 por ciento. Pero, al mismo tiempo, ha habido un aumento de recursos adicionales. En estos casos, la mayoría de las veces los donantes destinan esos recursos de manera específica a determinado país receptor. Hemos convencido a muchos donantes, países y miembros del sector privado, de que la UNESCO es un socio fiable, de modo que podemos aplicar esos programas. Por ejemplo, nos hemos asociado con el gobierno de Pakistán en la puesta en marcha de la Fundación Malala para la educación de las niñas. 

[Los problemas económicos] nos han obligado a realizar un esfuerzo aun mayor orientado a la movilización de fondos extrapresupuestarios. En cuanto al Sector de Educación, no me preocupa la escasez de recursos; me preocupa la falta de personal para ejecutar los proyectos. La financiación está afluyendo, pero no disponemos de personal suficiente. Somos víctimas de nuestro propio éxito.

Entrevista realizada por Noel Boivin, de la Oficina de la UNESCO en Bangkok.




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página