» Declaración de la Directora General de la UNESCO con motivo de la Mesa redonda ministerial sobre Educación par...
18.04.2013 -

Declaración de la Directora General de la UNESCO con motivo de la Mesa redonda ministerial sobre Educación para Todos

Las reuniones que se celebran hoy representan un paso decisivo en los esfuerzos internacionales por acelerar los progresos hacia la consecución de los objetivos en materia de educación fijados para 2015.

En septiembre del año pasado nos unimos al Secretario General de las Naciones Unidas para poner en marcha la Iniciativa Mundial La educación ante todo, a fin de dar un nuevo impulso al logro de la educación para todos. Hoy, con ministros de educación, ministros de hacienda y asociados para el desarrollo reunidos alrededor de la misma mesa, comprobamos que esta aspiración se ha convertido en acción. Esto es más que simbólico. Da testimonio de nuestra creencia común en la educación como derecho humano fundamental y principal motor de crecimiento, justicia social, paz y desarrollo sostenible.

Alrededor de esta mesa están representados millones de niños. Muchos de ellos proceden de tres naciones dinámicas pertenecientes a la red de la UNESCO formada por nueve países muy poblados y que preside actualmente la India. Otros viven en situaciones posteriores a conflictos o desastres en las que la educación es el punto de partida para reconstruir vidas truncadas, adquirir competencias para la vida y aprender de nuevo a convivir en un clima de confianza. Es a esos niños a quienes nos dirigimos hoy.

Se ha mencionado un número sin precedentes de compromisos y medidas concretas para ir aún más allá.

No hay una solución universal, aunque sí existen problemas comunes.

En primer lugar, las medidas innovadoras que promovemos deben redundar en beneficio de los más marginados. Pese a progresos incontestables, las niñas se ven aún frenadas. No podemos permitir que la desigualdad creciente siga agravando la marginación. Llegar a los grupos pobres y vulnerables –las niñas, los niños de zonas rurales, las minorías étnicas, las personas discapacitadas– debe ser la prioridad de todas las políticas encaminadas a ampliar el acceso a la educación y mejorar el aprendizaje. Ello requiere enfoques diseñados específicamente para llegar a los educandos allí donde se encuentren y ofrecerles un mejor acceso a la educación, comprendida la educación no formal.

Las causas interrelacionadas de la exclusión –la extrema pobreza, el sexo, el aislamiento geográfico, la discriminación sociocultural– exigen una respuesta conjunta, un frente común para defender el derecho a la educación. Esto significa empezar a una edad temprana, porque la atención y educación de la primera infancia reviste una importancia capital, en particular para los más marginados. Las respuestas conjuntas suponen reforzar las sinergias entre los distintos ministerios –educación, asuntos sociales, salud y trabajo– y la sociedad civil, el sector privado y otros actores fundamentales. De este modo podrán formularse políticas verdaderamente inclusivas.

En todos los contextos, los docentes son quienes ejercen una mayor influencia en el aprendizaje. Constituyen la fuerza más poderosa para lograr la equidad, el acceso y la calidad. Las nuevas tecnologías pueden ayudarlos, pero no sustituirlos. Hacen falta unos 6,8 millones de maestros para lograr la educación primaria universal. Invertir en los docentes, en su formación y su desarrollo profesional es la única manera de luchar contra la crisis del aprendizaje, ya que son ellos quienes pueden cambiar la situación.

Por último, el liderazgo político de alto nivel es la fuerza motriz del progreso. Vemos este liderazgo representado aquí hoy. Ahora bien, la comunidad internacional tiene la responsabilidad de ayudar a los gobiernos firmemente comprometidos con la educación a cumplir sus objetivos. Necesitamos una colaboración renovada, cuando quedan 1.000 días para la fecha límite de 2015.

El compromiso de la UNESCO es indefectible. Seguiremos ayudando a los países a plasmar las prioridades políticas definidas hoy en la presente reunión en sólidos planes que permitan obtener resultados sobre el terreno. La creación de sistemas eficaces, adecuados y pertinentes precisa de capacidades firmes para planificar y administrar sistemas inclusivos, elaborar planes de estudios pertinentes, evaluar los resultados del aprendizaje y velar por que exista una verdadera cultura del aprendizaje en todos los niveles, mediante la educación formal y no formal.

Tal es nuestra responsabilidad para con los millones de niños a los que representamos hoy.




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página