11.12.2013 - UNESCO Office in Lima

Educar para el Bienestar y la Autonomía

El Ministerio de Educación (MINEDU) viene impulsando la reforma curricular con el objetivo de que niños, niñas y adolescentes puedan desarrollar competencias y capacidades básicas que propicien su bienestar integral y una ciudadanía activa orientada al progreso de la sociedad.

(Noviembre 2013) La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) vienen brindando asistencia técnica al MINEDU  en la formulación, sustentación y desarrollo del Aprendizaje Fundamental: “Actúa e interactúa con seguridad y ética, y cuida su cuerpo”, el cual incluye la educación sexual integral. Este aprendizaje en particular resulta clave por sus implicancias para el desarrollo  personal y en el proyecto de vida de las personas.Como parte de estos esfuerzos, el MINEDU organizó el seminario “Educar para el bienestar y la autonomía” con el apoyo de la UNESCO y  UNFPA.  El evento reunió a alrededor de 40 especialistas de la sociedad civil, el sector público, la academia y la cooperación internacional  con el objetivo de presentar los avances logrados en el proceso de formulación del aprendizaje fundamental en mención. 

El MINEDU ha definido ocho aprendizajes fundamentales en la propuesta de marco curricular que se encuentra en proceso de formulación. Estos aprendizajes son interdependientes y reúnen las competencias que niñas, niños y adolescentes deben desarrollar durante su paso por la escuela para alcanzar su desarrollo personal y poder contribuir a la sociedad como ciudadanos/as.

La educación sexual integral en la reforma curricular

La propuesta de reforma curricular persigue una educación escolar orientada a lograr mejores personas y ciudadanos/nas, no sólo limitándose a la transmisión de conocimientos, sino a la formación de capacidades”, explicó Patricia Andrade, Directora de Educación Básica Regular del MINEDU. Agregó además que ello implica un cambio de lógica que se aleja del enfoque por asignaturas y se dirige hacia un enfoque de aprendizaje por competencias y áreas de desarrollo.

En ese sentido, la inclusión del tema de la sexualidad en el proceso de formulación del Aprendizaje Fundamental “Actúa e interactúa con seguridad y ética, y cuida su cuerpo”  ha sido crucial como un componente que fomenta el desarrollo personal de las y los escolares. “El acceso a información oportuna y basada en evidencias, y el desarrollo de las capacidades necesarias para lograr la autonomía, vínculos afectivos positivos, el cuidado de sí mismos y de otros, y una sexualidad plena y responsable resulta clave no sólo para prevenir los embarazos en adolescentes, y las infecciones de transmisión sexual y el VIH/Sida, sino también para formar ciudadanos y ciudadanas con capacidades para construir un proyecto de vida y aportar a la sociedad”, resaltó María Mercedes Barnechea, Representante Auxiliar del UNFPA.

El proceso de reforma curricular peruano además tiene el mérito de haberse nutrido con el intercambio de experiencias y desafíos de otros países de la región, en un contexto global y regional donde ocurren procesos paralelos. Así fue reconocido por Mary Guinn Delaney, Especialista Regional en VIH y Sida de la  UNESCO, OREALC/Santiago, quien además mencionó que “el proceso peruano es y seguirá siendo un gran aporte a nivel regional”.

Las y los jóvenes y adolescentes desean educación integral en la escuela que incluya educación sexual

Los resultados de la encuesta de opinión pública nacional “Escuchando a los y las jóvenes”, desarrollada por IMASEN,  que fueron presentados durante el seminario así lo demuestran. La población en general y los estudiantes coinciden en señalar que la escuela debe educar integralmente a las y los estudiantes, y no sólo brindar conocimientos. Mayoritariamente, consideran que es muy importante o importante que la escuela contribuya a que las y los adolescentes aprendan a valerse por sí mismos, practiquen estilos de vida saludables, cuiden sus cuerpos, se quieran a sí mismos, desarrollen valores y actúen de acuerdo a ellos, y a que desarrollen relaciones positivas con los otros.Más del 90% de los y las jóvenes encuestados/as expresó que es fundamental que la escuela contribuya a que los estudiantes vivan su sexualidad con responsabilidad y de forma satisfactoria (45.1% mencionó que es muy importante y 45.2% que es importante). 

El Consenso de Montevideo sobre Población y Desarrollo, suscrito por 38 países de América Latina y El Caribe durante la Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe en 2013, señala que el acceso a la educación sexual integral es uno de los compromisos centrales de los Estados firmantes en relación con los derechos, necesidades y demandas de niños, niñas, adolescentes y jóvenes:

“Asegurar la efectiva implementación de programas de educación integral para la sexualidad, reconociendo la afectividad, desde la primera infancia, respetando la autonomía progresiva del niño/a y las decisiones informadas de adolescentes y jóvenes sobre su sexualidad, con enfoque participativo, intercultural, de género y de derechos humanos”.




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página