» Semana de Acción Mundial: “Sin docentes, no alcanzaremos nuestros objetivos en materia de educación”.
18.04.2013 - Education Sector

Semana de Acción Mundial: “Sin docentes, no alcanzaremos nuestros objetivos en materia de educación”.

© UNESCO/René Edde - Clase de una escuela primaria en Bagmati.

“Cada niño necesita a un docente” es el lema de la Semana de Acción Mundial 2013 sobre Educación para Todos (21-27 de abril), que se centra en la función esencial que desempeñan los maestros en la consecución de los objetivos en materia de educación. Como reza otro de los lemas de la campaña: “Sin docentes, la escuela es sólo un edificio”.

La Semana de Acción Mundial, que cada año celebra la Campaña Mundial para la Educación, es una iniciativa de la sociedad civil que ofrece la oportunidad de promover el derecho a una educación de calidad para todos. En el marco de la Semana, la UNESCO moviliza a sus redes y organiza actividades en todo el mundo, centradas en un tema específico.

Los docentes, su capacitación, contratación, retención, situación social y condiciones laborales figuran entre las máximas prioridades de la Organización. “Los docentes son la fuerza más influyente y poderosa en pro de la equidad, el acceso y la calidad en la educación”,  afirma Irina Bokova, Directora General de la UNESCO. “Es un hecho que sin los docentes no alcanzaremos nuestros objetivos en materia de Educación para Todos”.

Los docentes son además un factor esencial en la iniciativa mundial “Educación primero”, del Secretario General de las Naciones Unidas, que se lleva a cabo bajo la coordinación de la UNESCO, y por ende son parte indispensable de los programas de desarrollo para el periodo posterior a 2015.
 

Problemas de gran calado

“Los docentes son esenciales para hacer realidad las aspiraciones de cada niña y cada niño; son ellos los que tienen las claves del desarrollo social”, señala la Sra. Bokova.

Pero los docentes afrontan numerosos problemas, como muestra el caso de los maestros rurales de Tailandia, que deben enseñar en aulas abarrotadas de alumnos que hablan lenguas diversas, o el de  Maiga Hadizatou Hamzatou en Malí, que siguió dando clases aun cuando los invasores ocuparon su ciudad, o los de Karima Yousufi en Afganistán y Awa Sow en Senegal, que se enfrentaron a los prejuicios de género.

El reto más importante de cuantos afronta la profesión docente es el de los efectivos y la calidad. Para hacer realidad la enseñanza primaria universal de aquí a 2015 harán falta unos 6,8 millones de profesores adicionales. Entre otros asuntos que afectan al magisterio en todos los niveles de los sistemas educativos  y tanto en los contextos formales como en los no formales, figuran el aumento de la violencia, las medidas de austeridad y las reducciones presupuestarias y la necesidad de mejorar las condiciones laborales a fin de atraer a la profesión a las personas más competentes.
 

El marco jurídico para los docentes

Una parte importante de la labor de la UNESCO en lo tocante a los docentes consiste en apoyar activamente la creación de marcos jurídicos que mejoren su situación social y sus condiciones laborales. Un comité de expertos designados por la UNESCO y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) se reúne cada tres años para supervisar la aplicación de esas recomendaciones y asesorar a la UNESCO y la OIT al respecto. La sociedad civil también puede usar esas convenciones para exigir su derecho a disponer de docentes y educación de calidad para todos los niños, jóvenes y adultos.

¿Una definición más amplia?

“Las actividades de promoción, como la Semana de Acción Mundial, ofrecen una buena oportunidad para pensar en una definición más amplia del concepto de docente”, afirma Carolyn Medel-Anonuevo, del Instituto de la UNESCO para el Aprendizaje a lo Largo de Toda la Vida (IUAL), entidad que recientemente celebró un taller internacional sobre la mejora de la condición social de los alfabetizadores. “Los docentes que se dedican a la alfabetización tienen quizá  la peor categoría social, escasa remuneración y reciben muy poca capacitación mientras ejercen sus funciones”, declaró la Sra. Medel-Anonuevo.

“La Semana de Acción Mundial ofrece además la oportunidad de mejorar la condición social de los docentes que se dedican a la atención y educación de la primera infancia (AEPI), si realmente queremos afrontar con seriedad la tarea de sentar las bases del aprendizaje a lo largo de toda la vida”, señala Maki Hayashikawa, de la Sección de Educación Básica de la UNESCO.

Cualesquiera sean el nivel o la especialización, la UNESCO está dispuesta a ayudar a los gobiernos para que den prioridad en sus políticas educativas a la capacitación, el apoyo y la retención de los docentes.




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página