» Las clasificaciones universitarias llegaron para quedarse. ¿Cómo podríamos mejorarlas?
26.06.2013 - Education Sector

Las clasificaciones universitarias llegaron para quedarse. ¿Cómo podríamos mejorarlas?

Shanghai Jiao Tong University

Entrevista con el Sr. Nian Cai Liu, profesor de la Universidad Jiaotong de Shanghai y coordinador del primer informe de alcance mundial sobre clasificación universitaria, el Academic Ranking of World Universities. El informe, que apareció por primera vez en 2003, está considerado actualmente como una de las publicaciones más influyentes en la materia.

El volumen Clasificaciones y transparencia en la educación superior: Usos y abusos se presentará en la UNESCO el 28 de junio. Usted coordinó el primer informe mundial de clasificación de universidades, el Academic Ranking of World Universities, que acaba de cumplir 10 años. ¿Cómo valora usted los efectos de los sistemas de clasificación?  

 Las clasificaciones universitarias contribuyen a que la sociedad en su conjunto y los diferentes interesados conozcan mejor a las universidades, al proporcionarles resultados diáfanos, obtenidos mediante el examen de información comparable sobre todos esos centros de estudio. Tanto los estudiantes como sus padres pueden aprovechar esos resultados para reducir el abanico de opciones existentes entre un gran número de universidades y carreras. Los patronos pueden usarlas como elementos informativos en el momento de contratar a alguien. En el plano de la gobernanza, la clasificación puede verse como un elemento de un sistema que garantice la calidad de la enseñanza superior y que sirva de referencia en lo tocante a la toma de decisiones para asignar los recursos del gobierno. A las universidades les facilita un baremo de competitividad para que puedan alcanzar y superar a sus rivales. Tanto a los inversores como al público en general, las clasificaciones podrían aportarles una prueba de los esfuerzos realizados y los resultados alcanzados por las entidades que figuran en las listas. 

Diversos aspectos de la clasificación están sujetos a controversia. ¿En términos generales, cuál es su opinión al respecto?

Las clasificaciones universitarias han llegado a ser uno de los temas más polémicos en el sector de la educación superior internacional. Su repercusión sobre la enseñanza superior que se imparte en los países es cada vez más importante. La clasificación es una herramienta muy útil para garantizar la calidad y la mejora de la enseñanza. La cuestión no es si esas clasificaciones deben o no existir, sino cómo interpretar objetivamente esas jerarquías, cómo fomentar su buena evolución y cómo ayudar a la gente para que las utilicen correcta y eficazmente. 

¿De qué manera pueden los sistemas clasificatorios tomar en cuenta otros factores, por ejemplo, el hecho de que en algunos países las investigaciones no se realizan en inglés? ¿Cómo podrían valorar las competencias en ciencias sociales y humanidades, que son difíciles de cuantificar? ¿Y qué pasa con los elementos del contexto social, tales como las diferencias culturales?

Ninguna clasificación es perfecta; ningún sistema de evaluación es infalible? Todos tienen límites. Las clasificaciones universitarias aportan simplemente información de referencia, y esta información no debería convertirse en un objetivo per se, que las instituciones se esfuercen por alcanzar. Cada una de las mejores universidades posee sus propias características en lo tocante a métodos pedagógicos, objetivos y características. 

Y las entidades que ocupan ahora los primeros puestos de las listas, ¿cómo podrían mejorar en el futuro?

“Dejad que florezcan cien flores, dejad que cien escuelas de pensamiento compitan entre sí”. El hecho de establecer clasificaciones mejora el puesto de cada institución en la jerarquía. El International Observatory on Academic Ranking and Excellence (IREG) debería promover y dar publicidad a sus auditorías, de manera que las instituciones se sientan obligadas a mejorar constantemente. Al mismo tiempo, las entidades de clasificación deberían fortalecer la investigación y mejorar los métodos de clasificación.   

¿En su opinión, qué función debería desempeñar la UNESCO, la principal organización de las Naciones Unidas de carácter educativo, en lo tocante a las clasificaciones universitarias?

Al mismo tiempo que sirve de plataforma de información e intercambio para sus Estados Miembros en lo tocante a las clasificaciones universitarias, la UNESCO podría recabar más colaboración del IREG y otras asociaciones profesionales, a fin de preparar directrices sobre el uso de dichas clasificaciones. Esos lineamientos servirían de orientación para que las entidades encargadas de la clasificación mejorasen su labor y alentaría a los usuarios e interesados a utilizar los sistemas de clasificación de manera adecuada y eficaz.   

 

 




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página