» Adopten el objetivo de educación mundial, pide la Consejera Especial del Presidente de la Asamblea General de ...
20.12.2016 - Education Sector

Adopten el objetivo de educación mundial, pide la Consejera Especial del Presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, la Sra. Dessima Williams

© UN

“Hagan más y mejor, y háganlo juntos”, es el mensaje de la Excma. Sra. Dessima Williams, Consejera Especial sobre la aplicación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para la Oficina del Presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

La Embajadora Williams, que representó al Presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, el Excmo. Sr. Peter Thomson, en una reunión reciente del Comité de Orientación de Educación 2030 celebrada en la Sede de la UNESCO, es una ferviente creyente en que las tareas de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible deben abordarse frontalmente.

La Sra. Williams habló en la UNESCO de la necesidad de hacer que la agenda sea accesible para todas las personas, de la labor esencial que realiza el Comité de Orientación de Educación 2030 y de las necesidades especiales de los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (SIDS, por sus siglas en inglés), tales como Granada, su país de origen. La Embajadora también explicó cómo pone en vigor la sostenibilidad en su vida personal.

La Agenda 2030 es un ambicioso esfuerzo universal para erradicar la pobreza mediante el desarrollo sostenible de aquí a 2030, resumido en 17 objetivos. La agenda coloca a la educación en el centro de la consecución de esas metas en el Objetivo de Desarrollo Sostenible 4, que se propone “garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos”.

“La nomenclatura que acompaña a un empeño de esta escala puede generar temor; pero en vez de ver a los ODS como entes ajenos y complicados, debemos tratar de adoptarlos. Denles el nombre que quieran, siempre y cuando hagan algo en pro de su consecución. Hagan un inventario de cómo viven y pregúntense cómo pueden cambiar sus vidas para que sean más sostenibles y menos nocivas para el planeta”.

“No hay excusa para no participar en este cambio de paradigma; de hecho, es probable que ustedes estén haciendo ya parte de ese trabajo sin darle un nombre formal. Los ODS están formalizando los comportamientos humanos positivos dentro de un solo marco. A todos los seres humanos nos gusta el conocimiento y las mejores formas de hacer las cosas”.  

La embajadora Williams se interesa especialmente en la función que desempeñan las niñas y las mujeres jóvenes en la consecución de las metas de la nueva agenda y en cómo pueden beneficiarse de ella.

“Gracias al acceso a la educación de los últimos decenios, el mundo cuenta ahora con una masa de niñas y mujeres instruidas; es preciso que canalicemos esa masa de manera positiva y garanticemos que esas personas lleguen a ser líderes y ejemplos para muchas otras que ahora están accediendo a la enseñanza formal”.

La Sra. Williams está entusiasmada con la labor que realiza el Comité de Orientación de Educación 2030 en lo tocante al ODS4.

Trabajar en pro de la educación de los niños en las zonas rurales

“Esta es la primera vez que este objetivo cuenta con su propio mecanismo de coordinación; y en el comité tenemos no sólo las competencias técnicas e históricas necesarias, sino también un amplio liderazgo político. Buena parte de las labores de esta naturaleza suelen desarrollarse en compartimientos estancos, de modo que la variada composición del comité nos ofrece una gran oportunidad de obtener mayores resultados. Y de lograrlos con rapidez”.

A quienes sienten escepticismo sobre la posibilidad de que los objetivos se alcancen de aquí a 2030, en especial tras la experiencia de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), la Sra. Williams les dijo: “Aunque los ODM redujeron la desigualdad y sacaron de la pobreza a mucha gente, el progreso logrado fue disparejo, insuficiente y muy costoso para el medio ambiente. Debemos aprender la lección y aplicarla a lo que vamos a hacer esta vez”.

 

Al margen de sus funciones oficiales, la Embajadora Williams, que durante cuatro años fue la Representante Permanente de Granada ante las Naciones Unidas en Nueva York, trabaja en su país para poner en relieve los desafíos que enfrentan los pequeños Estados insulares en desarrollo (en inglés SIDS) en cuanto a la educación de los niños y niñas de las zonas rurales..

 

“Esos niños, si reciben una educación formal, podrían desempeñar empleos mejor remunerados que los de sus padres”.

“La existencia misma del territorio de muchos SIDS está amenazada por el cambio climático. Las islas pequeñas son particularmente vulnerables a la subida del nivel del mar. Su condición de lugares remotos no puede cambiarse, pero, por ejemplo, pueden recibir más ayuda financiera para que escriban sus propios manuales escolares y apliquen métodos agrícolas más resistentes al clima”.

La Sra. Williams tiene un interés particular en este último aspecto, ya que es una entusiasta practicante de la agricultura orgánica y del estilo de vida no contaminante, especialmente en lo tocante a la reducción del uso de materias plásticas. Su estilo de vida sostenible abarca el régimen alimentario, la práctica de caminar en lugar de usar el automóvil siempre que sea posible y la difusión de los principios de los ODS.




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página