» Líderes políticos y figuras públicas se unen a la campaña HeforShe
01.12.2017 - UNESCO Office in San José

Líderes políticos y figuras públicas se unen a la campaña HeforShe

Bajo el lema “Yo me sumo a la campaña HeforShe” diferentes figuras públicas envían mensajes a la sociedad costarricense sobre la importancia de la igualdad entre hombres y mujeres.

Candidatos de partidos políticos, embajadores de la Unión Europea, líderes y lideresas de opinión pública, artistas nacionales, autoridades universitarias, del sector privado, sindicatos y organizaciones de sociedad civil se unen a la campaña HefosShe para promover que hombres y niños se conviertan en defensores y agentes de cambio en la eliminación de las barreras sociales y culturales que impiden a las mujeres y a las niñas alcanzar su pleno potencial y desarrollo.

La campaña “HeforShe” presentada hoy por el Sistema de las Naciones Unidas, la Delegación de la Unión Europea en Costa Rica y Embajadas de los países miembros de la Unión Europea acreditados en el país busca que todas las personas firmen un “Compromiso por la igualdad entre hombres y mujeres y el empoderamiento de las mujeres”, fundamentado en los derechos humanos, el principio de la igualdad y la no discriminación.

Los compromisos incluyen impulsar una cultura de no discriminación e igualdad entre hombres y mujeres, efectuar acciones que aumenten la participación laboral de las mujeres y promover la cero tolerancia ante la violencia contra este sector de la población.

Los candidatos presidenciales Antonio Álvarez (PLN), Carlos Alvarado (PAC), Edgardo Araya (FA), Jhonn Vega (PT) y Sergio Mena (PNG) se comprometieron con la campaña HeforShe, a acelerar la participación política real de las mujeres y fortalecer los mecanismos de protección de sus derechos humanos.

Además, se sumaron los embajadores de la Unión Europea en Costa Rica; los representantes del Sistema de las Naciones Unidas; rectores de universidades públicas y privadas; académicos; así como artistas, periodistas y actores sociales del contexto costarricense, como, Esteban Ramírez, Luis Montalbert, Alberto Salom, Walter Campos y Jaime Gamboa.

Alice H. Shackelford, Coordinadora Residente del Sistema de las Naciones Unidas en Costa Rica, señaló la importancia de que todas las personas se comprometan a reducir las desigualdades y construir un mundo más justo. “Una de cada tres mujeres en todo el mundo ha experimentado violencia física o sexual a lo largo de su vida y en este 2017 en Costa Rica 25 mujeres han sido víctimas de femicidio, esto debe cambiar ya, la desigualdad basada en género es un problema que afecta a todas las personas, pues principalmente deja a la mitad de la población, las mujeres y las niñas, sin posibilidades de participación ni igualdad de oportunidades, lo que limita severamente el desarrollo económico y social de los países”, enfatizó Shackelford.

Bajo la premisa de “No dejar a nadie atrás”, una de las principales apuestas de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), lograr la igualdad entre hombres y mujeres es una condición previa e indispensable para alcanzar el desarrollo sostenible. Sin embargo, el país aún enfrenta importantes desafíos y brechas que son urgentes de abordar.

Entre ellos, en Costa Rica para el año 2016, el 26,1% de los hogares con jefatura femenina se encuentran en condición de pobreza, porcentaje mucho mayor que los hogares con jefatura masculina en la misma condición (19,2%). Esta situación se agudiza ante las dificultades que enfrentan las mujeres, en contraposición con los hombres, para incorporación al mercado laboral y las diferencias de ingresos. Ellas presentan, sistemáticamente, tasas mayores de desempleo (10,5% para las mujeres frente a 7,1 % en el caso de los hombres) y, en comparación con ellos, pueden llegar a ganar desde un 7% y hasta un 27% menos en el sector público y privado, respectivamente, por realizar las mismas funciones.

La menor tasa de participación laboral de las mujeres es una clara manifestación de los patrones culturales de división sexual del trabajo, que se caracteriza por asignar a las mujeres responsabilidades como el cuido y el trabajo doméstico no remunerado, situación que se refleja también en el tiempo invertido entre hombres y mujeres a las labores domésticas: al menos 37 horas semanales invertidas por las mujeres versus 15 horas semanales invertidas por los hombres.

Por otra parte, si bien se registran avances en la participación política de las mujeres, persisten las desigualdades para lograr la paridad política horizontal. Por ejemplo, en las elecciones municipales de 2016, el 85,1% de las personas elegidas fueron hombres frente a tan solo 14,8% de mujeres.

Asimismo, las mujeres se encuentran en mayor riesgo de enfrentar expresiones de violencia como los femicidios, junto con la violencia intrafamiliar y la violencia sexual, pero además, otras formas “normalizadas” socialmente como el acoso callejero. Durante el 2016 fueron asesinadas 54 mujeres, lo que se traduce en dos femicidios por mes. Las niñas y las adolescentes también se enfrentan a riesgos que las ponen en vulnerabilidad, como lo es el embarazo en la adolescencia, pues, para el año 2015, el 16% del total de nacimientos del país se dieron en adolescentes, una de las tasas más altas de la región.

Por su parte, Pelayo Castro Zuzuarregui, Embajador de la Delegación de la Unión Europea en Costa Rica, destaca que "La igualdad de derechos y la equidad de género es responsabilidad de todos pero, sobre todo, los hombres debemos dar un paso adelante contra la discriminación. Es lo que hacemos hoy sumando las voluntades de los embajadores europeos en Costa Rica a la campaña HeForShe. La igualdad entre hombres y mujeres es la mayor rectificación de la historia de la humanidad, pero es una rectificación inacabada. Quiero que mi hija y mi hijo disfruten de los mismos derechos y oportunidades".

Ante estos desafíos, tomar acción es impostergable. La Campaña HeforShe, hace un llamado llamado público a que todas las personas, pero en particular todos los hombres y niños, se sumen para fortalecer los esfuerzos nacionales que permitan la garantía de los derechos de las mujeres y las niñas, para así posicionar la igualdad de género, el empoderamiento de las mujeres y la eliminación de todas las formas de violencia.




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página