» Competencias, educación y diálogo para prevenir el extremismo violento
20.09.2016 - ODG

Competencias, educación y diálogo para prevenir el extremismo violento

© UNESCO/Bob Krasner

Competencias, empleo, libertad de expresión y mayor importancia de la cultura y la historia: estas son las respuestas que se deben fomentar frente al extremismo violento que está amenazando a nuestra humanidad compartida, según manifestó la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, en un acto organizado por Albania, Jordania y la Santa Sede el 20 de septiembre de 2016, con ocasión del 71er periodo de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Entre los participantes de alto nivel se encontraban el Excmo. Sr. Ditmir Bushati, Ministro de Relaciones Exteriores de Albania‎; ‎Su Eminencia el Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado de la Santa Sede; la Excma. Sra. Dina Kawar, Embajadora Extraordinaria del Reino Hachemita de Jordania ante los Estados Unidos de América; el Sr. David Saperstein, Embajador en misión especial de los Estados Unidos de América para la libertad religiosa internacional; y el profesor Abbadi Ahmed, Secretario General de la Muhammadan League of Religious Scholars. El debate fue moderado por el Sr. David L. Philips, de la Universidad de Columbia.

“Hacer frente a esta amenaza es una enorme responsabilidad, de la que la UNESCO es profundamente consciente, y por ello estamos actuando en todos los ámbitos”, afirmó Irina Bokova.

“Esta labor está en la esencia misma de la Constitución de la UNESCO: erigir los baluartes de la paz en la mente de las mujeres y los hombres, empezando por la educación, por el poder de persuasión del aprendizaje, las ciencias, el diálogo intercultural, sobre la base de valores compartidos”, añadió la Directora General.

El acto, titulado “Combatir y prevenir el extremismo violento mediante la educación”, estaba destinado a promover campañas de concienciación contra el discurso del odio y la discriminación y a velar por la inclusión social de los niños y los jóvenes en situación de riesgo mediante programas de educación, formación y desradicalización.

El Ministro de Relaciones Exteriores de Albania afirmó que la educación es “la acción más completa y a largo plazo” que existe para prevenir el extremismo violento.

La Directora General elogió al Gobierno de Albania y recordó que la UNESCO está apoyando al país para elaborar un nuevo módulo sobre el diálogo intercultural e interreligioso dentro de sus programas de estudios de educación para la ciudadanía democrática, en el marco general de las iniciativas del Gobierno para prevenir el extremismo violento.

Por su parte, el Cardenal Parolin instó a actuar para “hacer frente a las múltiples dimensiones de la radicalización”, en particular mediante la educación y el diálogo interreligioso.

“La ignorancia alimenta el odio y el extremismo”, aseguró el Cardenal. “Necesitamos un diálogo auténtico para prevenir la radicalización y la marginación y una cooperación más estrecha en todos los niveles: internacional, regional, nacional y local”.

La Embajadora Dina Kawar hizo hincapié en la importancia de los valores en la educación a fin de profundizar la ciudadanía y la tolerancia, destacó la necesidad vital de brindar educación a los refugiados y agradeció a la UNESCO su apoyo a Jordania.

“La región no puede permitirse una generación perdida”, afirmó.

El Embajador Saperstein instó a actuar en todos los ámbitos “para empoderar a los educandos, los docentes, los responsables escolares, las familias y las comunidades”, prestando especial atención a las niñas y a su inclusión.

Asimismo, destacó el manual de la UNESCO sobre la prevención del extremismo violento mediante la educación como “una práctica idónea y un modelo de referencia”.

El profesor Ahmed subrayó la complejidad de la prevención del extremismo violento —“no existen soluciones mágicas”— y destacó la importancia de la educación en esta “lucha de persuasión”.

“Los extremistas violentos predican la exclusión y el racismo: nosotros debemos enseñar los derechos humanos y la tolerancia”, declaró Irina Bokova. “Hay jóvenes que están aprendiendo a odiar: debemos enseñarles la paz fortaleciendo la educación para la paz, la formación de docentes y la reforma de los planes de estudios”.

A este respecto, la Directora General señaló el ejemplo elocuente de Malasia‎, y en particular su innovador plan nacional de educación 2013-2025, que recibió apoyo de la UNESCO, para fortalecer la inclusión y la educación para la paz.

“En eso consiste la prevención, en reforzar los cimientos para la paz y la no violencia, y este es un ejemplo excelente para otros muchos países”, afirmó Irina Bokova, que se refirió también a la red YESPeace, que ella misma presentó en Malasia en 2015, dedicada a apoyar la participación de los jóvenes y la educación para la paz, junto con el Instituto Mahatma Gandhi de Educación para la Paz y el Desarrollo Sostenible, con sede en la India.




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página