» La pasión por la enseñanza mueve a los docentes que trabajan en zonas de conflicto en Nigeria
06.10.2016 - Education Sector

La pasión por la enseñanza mueve a los docentes que trabajan en zonas de conflicto en Nigeria

© Aisha Kadiri

“Si no se siente una verdadera pasión por el trabajo, por dar algo de nosotros mismos y salir cada día a hacerlo lo mejor posible, no se puede ser un buen profesor”, afirma la Sra. Aisha Kadiri, encargada de formación de docentes que trabaja con escolares desplazados dentro de su país, Nigeria, donde la educación se ha visto alterada por la insurgencia de Boko Haram.

La Sra. Kadiri, Decana del instituto de formación de docentes de educación infantil y primaria “School of Early Childhood Care and Primary Education - Federal College of Education” de la localidad de Yola, (Nigeria), habló con la UNESCO con motivo del Día Mundial de los Docentes. La Sra. Kadiri posee una amplia experiencia en el trabajo en campamentos de refugiados con alumnado de primaria y secundaria y con maestros que, a menudo, están profundamente traumatizados.

“En el trabajo que llevo a cabo en los campos, he visto a niños tan afectados por lo que han vivido o presenciado que están completamente ausentes y distraídos en el aula. Para librarles de ese trauma es preciso contar con docentes capacitados en aptitudes psicosociales”, afirma la Decana, que está especializada en la formación de docentes y cuidadores, en la concepción de materiales lúdicos y en la aplicación de la Iniciativa Mundial para Escuelas Seguras.

Los docentes devuelven disciplina y orden a la vida de los niños y niñas

“Cuando llegamos a las vallas de los campos aparecen de repente para apropiarse de cualquier material escolar que traigamos. A menudo se han visto sometidos a tal grado de violencia, que se comportan de manera agresiva y se pegan continuamente. Como profesores, debemos devolver el orden y algo de disciplina a sus vidas. Tenemos que enseñarles a sentarse y ser pacientes, a prestar atención. A menudo, el personal de seguridad con el que tienen contacto también necesita formación para que comprendan que tratar a los niños de manera violenta no es algo normal”.

“En el caso de los docentes, muchos de los cuales proceden de los propios campos y trabajan como voluntarios, debemos capacitarlos para motivar a los niños y crear materiales a partir del entorno. Una vez que los niños se motivan y están ocupados, es mucho más fácil enseñar”.

Garantizar un futuro para los niños

Para la Sra. Kadiri no hay duda sobre la motivación de los docentes que trabajan en condiciones tan inciertas. Muchos de ellos han huido de sus hogares y ejercen sus funciones durante meses, sin ningún apoyo material y sin salario.

“Estos docentes han visto destruidas sus propias comunidades y quieren hacer lo posible para que el futuro de estos niños no se venga también abajo. Nosotros podemos proporcionarles una formación que les ayude a seguir comprometidos en el empeño de que las vidas de estos niños no se vean interrumpidas.”

La Sra. Kadiri, que intervino como ponente en la reciente Conferencia Internacional UNESCO - MGIEP: Prevención del extremismo violento a través de la educación, afirma que, si bien el gobierno ha hecho un gran esfuerzo por mejorar la seguridad, la enseñanza sigue siendo una profesión de riesgo.

“Se producen ataques esporádicos con el fin de atemorizar a la gente y causar daños. Los docentes pueden sentirse particularmente amenazados y esto se ve agravado por el hecho de que no siempre se sabe quién es el enemigo: tal vez tu vecino, a quien a lo mejor han lavado el cerebro”.

Para ella, el apoyo y las celebraciones como el Día Mundial de los Docentes pueden infundir ánimos a los profesores para continuar su labor.

“La docencia debe salir del corazón”- asegura- “y, a menudo, implica sacrificios. Desde el momento en que se pierde la pasión y se empieza a cuestionar todo, resulta muy difícil dar lo mejor de sí en el trabajo. Mi propia experiencia me ayuda a entender lo importante que es la motivación. Cuando me invitaron a hablar en la conferencia de la UNESCO, fue algo inesperado. Pero al sentir que alguien, en algún lugar, había reconocido mi trabajo, me fue más fácil seguir adelante”.

Este año, con motivo del Día Mundial de los Docentes, la UNESCO celebra el 50 aniversario de la aprobación de la Recomendación Conjunta de la OIT y la UNESCO relativa a la Condición del Personal Docente (1966). El lema de este año -Valoremos al docente, mejoremos su condición profesional- recoge los principios de la Recomendación al tiempo que subraya la necesidad de apoyar al profesorado para alcanzar los Objetivos de la Agenda Mundial de Educación 2030.

Enlace




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página