» Hacia escuelas sensibles a las cuestiones del género con miras a mejorar la salud y el bienestar.
31.05.2017 - Education Sector

Hacia escuelas sensibles a las cuestiones del género con miras a mejorar la salud y el bienestar.

[Translate to espanol:] @ UNESCO/J. Herat

Los estudiantes que gozan de buena salud aprenden mejor y los más instruidos gozan de mejor salud. No obstante, observaciones recientes señalan que esta máxima sólo puede comprobarse si las escuelas se muestran sensibles a las cuestiones del género y reconocen las necesidades individuales y los obstáculos que enfrentan los niños y las niñas en la ejecución de sus derechos a la salud y a la educación.

Pero a este problema se le sigue poniendo poca atención en la mayoría de los países y ha sido el centro de los debates del Equipo de Trabajo Interinstitucional sobre Educación y Salud Escolar recientemente convocado por la UNESCO en Lusaka, Zambia.

¿Por qué es necesario una educación sensible a las cuestiones del género?

Aunque se han dado pasos importantes en los logros en materia de paridad de sexos en el sector educativo, los estudiantes siguen encontrando obstáculos para permanecer en la escuela y completar su educación y, en numerosos casos, estos obstáculos afectan más a las niñas que a los niños. La inseguridad en los entornos de aprendizaje, la falta de acceso a instalaciones sanitarias apropiadas, los embarazos precoces y los enfoques pedagógicos parciales a favor de un solo género contribuyen al abandono escolar precoz y a los rendimientos bajos de algunos estudiantes.

Tal como fue destacado por el Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo (GEMR) 2016, la salud sexual y reproductiva, la igualdad de género y los derechos están estrechamente vinculados. Asimismo, el informe observa que la educación sexual de amplio espectro desempeña un papel fundamental en la promoción de la salud, del bienestar y del desarrollo de los jóvenes. Además, un estudio del 2015 Population Council comprobó que los programas educativos en materia de sexualidad y de VIH que abordan las cuestiones de género y poder en las relaciones tienen cinco veces más probabilidades de ser eficaces en la disminución de las infecciones sexualmente transmisibles y de los embarazos no deseados que aquellos programas que no abordan estos temas.

No obstante, según un Estudio Mundial sobre la Educación Sexual de Amplio Espectro (CSE, por sus siglas en inglés), las cuestiones de género y de derecho se encuentran casi siempre sistemáticamente ausentes o insuficientemente tratadas en los programas actuales de enseñanza en todas las regiones del planeta.

La prestación de una educación de alta calidad y sensible a la dimensión de género requiere de una toma de conciencia de las deficiencias y de las oportunidades en la implementación de los programas.

El mandato del Equipo de Trabajo Interstitucional (ETI) sobre la Educación y la Salud Escolar pone de relieve el vínculo existente entre la educación y la salud y el bienestar. El simposio anual y la reunión de sus miembros se celebraron entre el 10 y el 12 de mayo de 2017, en Lusaka, Zambia.

El simposio reunió a más de 100 representantes gubernamentales, de la sociedad civil y de las comunidades del desarrollo vinculadas con los diferentes ámbitos de la educación. Los participantes se congregaron para examinar las deficiencias y las oportunidades de los programas sensibles a las cuestiones del género en el marco de las iniciativas de educación en materia de VIH y de salud que se están implementando tanto en el plano local como en el regional.

Durante la reunión tuvieron lugar presentaciones y debates relativos a una gama de problemas interrelacionados tales como: los embarazos precoces y no deseados, la violencia sexual en el ámbito escolar, la educación sexual de amplio espectro, las necesidades de los huérfanos y de los niños vulnerables y la gestión de la higiene menstrual en las escuelas. El énfasis puesto en la implementación de los enfoques sobre salud escolar quedó ilustrado por medio de un debate entre las seis partes interesadas del Ministerio de Educación de Zambia que evocaron la interdependencia en la elaboración de programas de enseñanza, la formación de docentes, los exámenes y las evaluaciones necesarias para lograr un enfoque holístico.

La educación sexual de amplio espectro, un elemento clave en la implementación de los programas de desarrollo sostenible en los países africanos.

Uno de los objetivos fundamentales del simposio fue identificar las necesidades y las prioridades para apoyar a los gobiernos en sus esfuerzos de integración de enfoques sensibles a las cuestiones del género en el ámbito de la educación sexual de amplio espectro (CSE) y en los restantes programas educativos en materia de VIH y de salud. Algunos ejemplos de programas y de lecciones que hay que aprender sobre su implementación fueron debatidos durante el simposio, que puso énfasis especial, aunque no exclusivo, en África y en Zambia, el país anfitrión.

La Coordinadora Residente de las Naciones Unidades en Zambia, la Sra. Janet Rogan, afirmó: “Zambia posee hoy día la población de jóvenes más elevada de su historia con un 82% de jóvenes de 35 años y menos, y un 35% entre 15 y 35 años de edad. El aumento de esta población juvenil en Zambia brinda la posibilidad de fomentar el crecimiento socioeconómico sostenible por medio de una disminución rápida de la fecundidad y de inversiones sostenidas en la educación, el desarrollo de las capacidades, la salud, la creación de empleos y una gestión mejorada para los jóvenes”.

Las conclusiones de esta reunión demuestran una vez más los vínculos estrechos entre la salud, la educación y el desarrollo sostenible y muestran que la promoción de una educación sexual de amplio espectro es un factor clave para forjar un mundo equitativo para las niñas y los niños.

Recursos




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página