» UNESCO Perú visitó feria artesanal Ruraq Maki “Hecho a mano”
31.07.2014 - UNESCO Office in Lima

UNESCO Perú visitó feria artesanal Ruraq Maki “Hecho a mano”

UNESCOLima - Gumersindo Leoncio,(izquierda) representante de los artesanos de la Comunidad Charamuray, ubicado en el distrito Colquemarca en el Cusco, le muestra una de sus piezas de ceramica a Soledad Mujica,Directora de Patrimonio Inmaterial del Ministerio de Cultura y organizadora de la feria Ruraq Maki "Hecho a Mano".

Patrimonio Inmaterial

 El Patrimonio Inmaterial “son los saberes, prácticas, rituales, conocimientos que se han transmitido de generación en generación, que son producto de la construcción o creación cultural a lo largo de miles de años y que dan identidad a los pueblos, dan sentido de continuidad, y pertenencia a las comunidades” – Soledad Mujica, Directora de Patrimonio Inmaterial del Ministerio de Cultura

El Qhapaq Ñan o Camino Inca es una extensa red de caminos prehispánicos, que tuvo como objetivo unir los diversos pueblos del Tawantinsuyu. Por este medio, los incas llegaron a comunicar temporal y espacialmente la gran diversidad histórica, natural y cultural del territorio que hoy forma parte de Perú, Bolivia, Chile, Ecuador, Colombia y Argentina.

A través del Ministerio de Cultura, el Estado peruano, ha implementado desde el año 2001 el proyecto Qhapaq Ñan para recuperar y preservar la red de caminos y los sitios asociados, con el fin de contribuir al desarrollo de sus pueblos desde la puesta en valor del patrimonio, el manejo organizado de los territorios por los que atraviesa y la participación comunitaria y ciudadana en los procesos de gestión.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) ha reconocido este programa de gestión y puesta de valor con la reciente inscripción en junio (2014) de varios tramos binacionales del Qhapaq Ñan o Camino Inca en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. En el 2013, también se inscribieron los ‘Conocimientos, prácticas y rituales asociados a la renovación del Q’eswachaka’ en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Justamente, estas declaratorias significan el reconocimiento a nivel internacional de esta gran obra de ingeniería y de los conocimientos y prácticas asociados a ella, y de esta manera, su preservación, conservación, protección y revaloración. Es un reconocimiento a un gran monumento, pero también a su historia milenaria, indicándose a la sociedad que lo construyó y que supo adaptar y transformar el medio ambiente con respecto y para el uso sostenible, incluyendo a los pueblos que lo siguen usando, a sus tradiciones ancestrales, valores y principios.

Asimismo, como parte del proyecto Qhapaq Ñan y en atención a la diversidad cultural expresada en las artes plásticas tradicionales, se desarrolla Ruraq Maki “hecho a mano”, exposición venta de arte popular que reúne y rinde homenaje a los creadores que habitan en los pueblos aledaños al camino y que crean, recrean y transmiten de generación en generación su patrimonio cultural inmaterial. En este sentido, según Soledad Mujica, Directora de Patrimonio Inmaterial del Ministerio de Cultura y organizadora de la feria Ruraq Maki, indica: “El arte tradicional es un producto cultural y es producto de saberes, si bien el producto artesanal es físico, tangible, es producto de un saber y de un sentido cultural que es patrimonio inmaterial, es decir estos objetos son utilitarios, son rituales o son festivos, pero son hechos a partir de un saber y de una identidad”.

En la feria de este año, se presentaron 74 colectivos de 20 regiones del país en la que se presentan muchas disciplinas artesanales y de diversas expresiones. En los ochos años de promoción y difusión del trabajo de destacados artesanos peruanos, esta novena feria contó con distintas expresiones de cerámica, imaginería, talla en piedra, talla en madera, cestería y textilería, en la que se mantienen conocimientos ancestrales. “Es un momento de esparcimiento, es un momento de compartir, es un momento en que ves reunido la diversidad cultural que tiene el Perú. Un asomo porque está es la punta del iceberg de lo que en realidad tiene el Perú porque hay mucho más. Es interactuar con creadores y eso es sumamente enriquecedor”, indicó Soledad Mujica.

PRESERVANDO LAS TRADICIONES

Segundina Carranza Villanueva es una artesana tejedora de la provincia de Pomabamba, Áncash. Inscrita con 215 personas más en la Asociación de Artesanos Pintaybata, Segundina llegó a Ruraq Maki para representar a su comunidad.

Ha participado anteriormente en la feria artesanal, indicando que: “Participar en este evento cultural es muy importante porque por lo menos ya se nos ve (…) al resto de departamentos del Perú y de esa manera, hacer que crezca nuestra artesanía y más que todo, el rescate de nuestros ancestros. Quienes me dejaron cómo se hace un sombrero, cómo se hace el arete y cómo se hace esta blusa que es monillo y la Pintaybata”.

Desde Pomabamba, sus bordados muestran flores llamadas trinitarias y pensamientos, las cuales forman parte de la identidad de la comunidad que, incluso, son parte de sus leyendas. Trabajando en un bordado, comenta: “Estar acá nos da la oportunidad de hacer conocer nuestras tradiciones, la oportunidad de encontrarnos con diferentes departamentos del Perú, la oportunidad de conocernos, socializarnos y saber qué idiomas hablamos. Yo hablo mi quechua”.

CARACTERÍSTICAS DE RURAQ MAKI “HECHO A MANO”

En el marco del Programa Qhapaq Ñan, desde el 2003, se comenzó a hacer, con antropólogos del Ministerio de Cultura, un levantamiento constante de información etnográfica en casi todo el Perú, en poblaciones aledañas al Camino Inca de las regiones Costa, Sierra y Selva. En contacto con comunidades de artesanos y sus colectivos, talleres y familias, se permitió desarrollar una base de datos la cual condujo luego, a la organización de la feria artesanal.

Ruraq Maki cuenta con algunas características que la realzan, desde su razón de ser, con artesanos, colectivos culturales, comunidades campesinas y nativas, esta se posiciona como la única exposición venta de arte tradicional que no cobra al artesano por ningún concepto y que les permite mostrar sus productos culturales a un público mayor, teniendo un fin promocional y no comercial. Asimismo, el Ministerio de Cultura, Municipalidades y ONGs colaboran con gestiones permitiendo un soporte de viaje para los representantes de las comunidades. El artesano se compromete a participar, moviliza sus piezas y vende su propia producción sin comerciantes de por medio, generando una valoración recíproca.

 

 

 

 

 




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página