» Ganadora de premio UNESCO despeja el camino a las niñas con la educación de la primera infancia
23.06.2016 - Education Sector

Ganadora de premio UNESCO despeja el camino a las niñas con la educación de la primera infancia

© Directorate of Early Childhood Education Development for Indonesia

Ella Yulaelawati explica con claridad la gran diferencia que la atención y educación de la primera infancia (AEPI) puede representar para las niñas en Indonesia. “Les proporciona un mejor equipamiento para manejar el poder de los niños”, dice. “Mediante la AEPI, las niñas adquieren confianza en sí mismas desde muy temprano. Alcanzan un sentido de independencia e identidad, con lo que las bases del liderazgo quedan asentadas. Y es más probable que prosigan los estudios”.

La Sra.Yulaelawati dirige en Indonesia el Proyecto  Improving Access and Quality of Girls' Education through Community-Based Early Childhood Education and Early-Year Gender Mainstreaming [Mejorar el acceso y la calidad de la educación de las niñas mediante la estrategia de base de comunitaria de educación de la primera infancia e integración temprana de la perspectiva de género] que recibió uno de los dos galardones que se otorgaron en la primera edición del Premio UNESCO de educación de las niñas y las mujeres.

El proyecto, auspiciado por la Dirección de Desarrollo Educativo de la Primera Infancia, con sede en Yakarta, tiene por objeto mejorar el acceso y la calidad de la educación de las niñas a largo plazo, mediante la integración de las perspectivas de género desde el nacimiento hasta la edad de ocho años. El proyecto está dirigido a niñas y niños, maestros, madres, miembros de la comunidad y personal docente de cinco provincias del país, mediante una labor de socialización temprana, formación, talleres y campañas multimedia.

Superar las barreras culturales

Cuando el proyecto comenzó, en 2000, la Sra. Yulaelawati tuvo que superar dos obstáculos.  

“Cuando trataba de introducir la idea de incorporar la perspectiva de género, siempre había una razón presupuestaria por la cual no podía aplicarse. Cuando trataba de elaborar manuales escolares que prestaran atención a las cuestiones de género o material pedagógico de ese tipo, me respondían: ‘no hay presupuesto’ ”.

El segundo obstáculo con el que tropezó fueron los prejuicios culturales contra las niñas.

“En Indonesia, las niñas y las mujeres padecen discriminación en el hogar, en la escuela, en el centro de trabajo y en los medios de comunicación. Cualquier conversación sobre el género suscita el temor de que se pongan en peligro los valores culturales y religiosos. El concepto de género no sólo es compatible con la fe y la cultura, sino que cuando se estimulan las necesidades educativas, tanto de los niños como de las niñas, se beneficia a fin de cuentas al conjunto de la sociedad”.

Cambiar la mentalidad de la gente

“La norma cultural es que las niñas no se desenvuelven bien fuera del hogar y los niños no se desenvuelven bien en el hogar. De lo cual resulta que a las clases de AEPI asistían sobre todo los niños, mientras las niñas solían permanecer en casa cuidando a los hermanos más pequeños y se ocupaban de las tareas domésticas”, afirma. De modo que la Sra. Yulaelawati inició un programa de prestación de cursos de AEPI en las aldeas de las cinco provincias.   

Enriquecidas con atractivos materiales pedagógicos, tales como canciones, vídeos y libros, las clases pronto empezaron a llenarse de niños y niñas.  

La Sra. Yulaelawati afirma que todavía queda mucho por hacer para convencer tanto al gobierno como a la sociedad en general de la importancia fundamental de la AEPI, en particular para las niñas.

El Premio UNESCO, dotado con 50.000 dólares estadounidenses, ha realzado la importancia de la educación de las niñas. Este es el primer premio de la UNESCO que se centra exclusivamente en la temática de género.

“El premio es significativo en el sentido de que ha revelado a la gente la importancia de la AEPI. Las noticias nacionales sobre el premio han dado origen a debates. La gente dice que la AEPI debe de ser importante, puesto que ha obtenido un premio nacional y la Primera Dama del país estuvo presente en la ceremonia de entrega”, afirma.

Ahora, la Sra. Yulaelawati tiene nuevos planes.

“En Indonesia, la AEPI no es demasiado amena para los niños. Quisiera construir una biblioteca de juguetes, que proporcione entretenimientos pedagógicos a las familias pobres. Ese es mi sueño”, dijo.

Enlaces




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página