» Una plataforma premiada por la UNESCO da educación, integración y esperanza a los refugiados
15.02.2017 - Education Sector

Una plataforma premiada por la UNESCO da educación, integración y esperanza a los refugiados

© Kiron Open Higher Education

Una plataforma desarrollada para ampliar el acceso a la educación superior de los refugiados como primer paso hacia la integración es uno de los dos ganadores del Premio Rey Hamad de la UNESCO 2016 sobre el uso de las TIC en la educación.

Fundada en 2015 en Alemania, Kiron Open Higher Education es una innovadora plataforma educativa de aprendizaje mixto que ofrece un acceso gratuito, rápido y fácil a la educación superior a los refugiados de todo el mundo sin importar su estatus de asilo.

Está diseñada para aprovechar el potencial de los cursos masivos abiertos en línea (MOOC, por sus siglas en inglés) a través de una plataforma en línea única que asegura un acceso equitativo a una educación de calidad. Los smartphones u otros dispositivos portátiles permiten a los estudiantes acceder a los cursos desde cualquier país y cualquier lugar, incluyendo refugios y campamentos.

Aquellos que están atrapados en un proceso prolongado de validación de solicitudes no deben esperar hasta estar matriculados en una universidad, si no que pueden empezar sus estudios inmediatamente y gratuitamente con Kiron. Los cursos en línea en inglés que se ofrecen abarcan cuatro materias –Negocios y Economía; Ingeniería; Ciencias de la Computación; y Ciencias Sociales– y aquellos que los cursan pueden obtener un título universitario acreditado.

“Kiron se ve a sí misma como una constructora de puentes entre los refugiados y las universidades asociadas”, dijo Oliver Klawitter, Responsable de Asuntos Europeos. “Nuestro objetivo es sobre todo empoderar a nuestros estudiantes para que se integren social y económicamente en la sociedad, a fin de recuperar el control de sus futuros”.

Además de estudiar, los estudiantes pueden participar en cursos de idiomas en línea y no en línea para mejorar su inglés o el idioma del país que los recibe. En los Centros de Estudio, tienen acceso a computadoras, Internet y un ambiente de trabajo tranquilo, así como a un programa de amigos y mentores y a un servicio de asesoramiento en línea.

Workeer, una plataforma de empleos que conecta a más de 3.000 usuarios registrados con más de 2.200 empleados, ha creado, hasta ahora, pasantías y puestos de trabajo para unos 50 estudiantes.

Un refugiado es el estudiante con los mejores resultados

Ahmad es una de las historias de éxito de Kiron. Obligado a abandonar Siria e ir a Estambul, hizo varios trabajos antes de encontrar a Kiron. Poco tiempo después se convirtió en su estudiante con mayor rendimiento, tras completar 23 cursos de ciencias políticas en seis meses. Con la recomendación de Kiron, recibió una beca completa de la Universidad Bard en Berlín.

Sajida tiene 20 años y es de Siria. Acababa de empezar sus estudios universitarios cuando su familia tuvo que abandonar Damasco e ir a Turquía, donde trabajó en una fábrica de ropa, un restaurante sirio y una biblioteca, antes de llegar a Berlín y matricularse en Kiron para estudiar ingeniería mecánica.

“Quise ser ingeniera desde pequeña y sé que seré ingeniera algún día”, dijo. “Cuando regrese a Siria quiero contribuir a los esfuerzos de reconstrucción de la posguerra y empoderar a más mujeres para que se unan a Kiron”.

El señor Klawitter dijo que Kiron espera reproducir el recurso en otros contextos y países, especialmente donde hay una alta demanda en términos de refugiados, y actualmente está fortaleciendo su rama francesa. “Ganar este premio significa que hemos ganado credibilidad y visibilidad a escala internacional, y no solo en Alemania; esto nos permitirá ampliar nuestro trabajo en Europa para ayudar a integrar aún más refugiados en la sociedad, al aumentar el acceso a nuestros cursos.

“El dinero del premio es una gran contribución para facilitar la evolución de Kiron en Francia, lo cual, en última instancia, beneficiará a los estudiantes”, dijo.

Ambos ganadores recibirán su premio de la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, y del Ministro de Educación del Reino de Bahrein, durante una ceremonia especial en la sede de la UNESCO en París, el martes 21 de febrero de 2016. Los dos recibirán un diploma y USD25.000.




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página