09.02.2018 -

La Oficina de la UNESCO en México presenta la publicación “La Conservación del Bosque Tropical”, un diálogo multidisciplinario sobre un tema de debate mundial

José Mustre, Director de CINVESTAV, Dolores Barrientos, representante de PNUMA México, José Sarukhán, Coordinador de CONABIO; Nuria Sanz, Directora de UNESCO México; Marita Brömmelmeier, Directora de Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit y Miguel Rubio Godoy, del INECOL

Nuria Sanz, Directora de la UNESCO en México; José Sarukhán, Coordinador Nacional de CONABIO; Dolores Barrientos, representante de PNUMA México; Marita Brömmelmeier, Directora de Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ); José Mustre de León, Director General de CINVESTAV, y Miguel Rubio Godoy, del INECOL, presentaron el documento en la Sede de la ONU

Los bosques tropicales y sus alrededores constituyen el sostén de más de mil millones de personas alrededor del mundo, y a pesar de los servicios medioambientales y ecológicos que ofrecen, cada año se pierden más de 13 millones de hectáreas. La publicación “La Conservación del Bosque Tropical, Procesos a largo plazo de la evolución humana, adaptaciones culturales y patrones de consumo”, explora, a través de un diálogo multidisciplinario, la sustentabilidad cultural y biológica de los bosques tropicales, desde perspectivas arqueológicas, antropológicas, ecológicas y biológicas.

Esta publicación es el resultado de las investigaciones e ideas compartidas durante la Reunión Internacional “Explorando Marcos para la Conservación del Bosque Tropical: gestión de la producción y el consumo para la sostenibilidad”. Organizada por la Oficina en México de la organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) la Reunión Internacional se llevó a cabo con la colaboración de la Comisión Nacional para el conocimiento y el uso de la biodiversidad (CONABIO) y el instituto Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) durante los días 6, 7 y 8 de diciembre del año 2015, en el Instituto de Ecología, en Xalapa, en Veracruz. Además, en este documento se incluyen reflexiones desarrolladas como fruto de los resultados del mencionado encuentro.

Encabezada por la Directora y Representante de la Oficina de la UNESCO en México, Nuria Sanz; José Sarukhán Kermez, Coordinador Nacional de Coordinador Nacional de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO); Dolores Barrientos, representante de PNUMA México; Marita Brömmelmeier, Directora de Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ); José Mustre de León, Director General de CINVESTAV, y Miguel Rubio Godoy, Director General de Instituto de Ecología (INECOL), la presentación del documento “La Conservación del Bosque Tropical” se llevó a cabo este viernes 9 de febrero, en la sala Mario Molina de la Sede de la ONU en México.

La Directora de la UNESCO en México explicó que la conservación de los bosques tropicales es una de las grandes prioridades de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, prioridades que se expresan principalmente en los Objetivos 6, 12, 13 y 15, es decir: garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y saneamiento para todos; asegurar patrones de consumo y producción sostenibles; tomar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus impactos y  proteger, restaurar y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, el manejo sostenible de los bosques, luchar contra la desertificación, detener y revertir la degradación de la tierra y detener la pérdida de biodiversidad.

Por su parte, el Centro de Patrimonio Mundial de la UNESCO, con el propósito de proteger y salvaguardar estos ecosistemas, a la fecha ha incluido en la Lista del Patrimonio a 107 sitios boscosos que cubren una superficie de 75 millones de hectáreas alrededor del mundo. La mitad de esta superficie es de bosques tropicales y más de la mitad de ellos se encuentra en América Latina y el Caribe, explicó Nuria Sanz.

Asimismo, la Directora de la UNESCO en México destacó que la investigación arqueológica ha dejado en claro que los desafíos por  contener la deforestación y el avance de la frontera agrícola,  las consecuencias del cambio climático, la inseguridad alimentaria y la escasez de agua, no son exclusivos de la época contemporánea y que las culturas de los bosques tropicales son el lugar de las viejas preguntas y algunas de las primeras respuestas, por lo que “esta publicación demuestra un esfuerzo para contribuir al vínculo del conocimiento científico y tradicional como un facilitador de un futuro sostenible de relaciones bioculturales”.

En su oportunidad, el Coordinador Nacional de la CONABIO destacó la importancia de recuperar, preservar y estudiar a profundidad los conocimientos tradicionales de los pobladores originarios con el fin de entender algunos procesos de regeneración de los sistemas ecológicos o la aparición de especies atípicas en zonas costeras mexicanas.

Dijo que la humanidad depende del conocimiento tradicional y citó como ejemplo el cultivo de los alimentos que a la vez es resultado del intercambio de conocimiento entre distintos grupos étnicos, pero advirtió que, con frecuencia, este conocimiento no se valora.

Asimismo, hizo un llamado a dar mayor valor a los productos y a los productores que viven en las selvas mexicanas, porque de otro modo no se logrará ni la conservación de estos ecosistemas, ni transformar el estado económico de las personas.

Por su parte, Dolores Barrientos, representante de PNUMA México, explicó que hay una relación directa entre la deforestación y la pobreza de las comunidades originarias que habitan las zonas boscosas, por que hizo un llamado a dedicar mayores recursos para atender a estas poblaciones y a revertir el daño ambiental de las zonas en las que habitan.

La publicación “La Conservación del Bosque Tropical, Procesos a largo plazo de la evolución humana, adaptaciones culturales y patrones de consumo” reúne la contribución de 25 expertos mexicanos e internacionales. Entre las recomendaciones de los especialistas destacan:

•             Interpretar el pasado para informar el presente y las implicaciones para el futuro: lecciones de arqueología y ecología histórica

•             Valorar a las comunidades locales e indígenas como partes interesadas clave en la gestión y conservación de los bosques

•             Desarrollar investigación aplicada a la conservación de la diversidad biológica-cultural. 

Descargue la publicación en: http://bit.ly/2smUfUF




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página