Que nadie quede atrás: educación en y para la diversidad

Educación

La educación transforma vidas y ocupa el centro mismo de la misión de la UNESCO, consistente en consolidar la paz, erradicar la pobreza e impulsar el desarrollo sostenible en un entorno de diversidad cultural, social lingüística y biológica, de manera que ninguna persona y región del plantea quede atrás de los demás.

La UNESCO ejerce el liderazgo mundial y regional en materia de educación, refuerza los sistemas educativos en el mundo entero y responde a los desafíos mundiales mediante la enseñanza, con la igualdad de género y el aprecio de la diversidad como principios subyacentes.

Su labor abarca el desarrollo educativo, del prescolar a la educación superior e incluso más allá. Entre los temas figuran la ciudadanía mundial y el desarrollo sostenible; los derechos humanos y la igualdad de género; la salud, el VIH y el SIDA, y el fomento de la enseñanza técnica y la formación profesional. 

La UNESCO es la única organización de las Naciones Unidas que tiene de un mandato para abarcar todos los aspectos de la educación. De hecho, se le confió la coordinación de la Agenda de Educación Mundial 2030.

 

El Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 Educación de Calidad

La educación se entiende como un derecho humano fundamental y habilitante, es decir, que su complimiento contribuye sustancialmente a que otros derechos puedan lograrse. En ese sentido, el ODS-4 “Garantizar una educación inclusiva y equitativa de calidad y promover oportunidades de aprendizaje permanente para todos”, se articula con otros ODS de la Agenda 2030, en particular con el 3 Salud y bienestar, el 5 Igualdad de género, el 8 Trabajo decente y crecimiento económico, y el 10 Reducción de las desigualdades.

La educación ocupa un lugar central en la consecución de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible puesto que, dentro del amplio ámbito de acción de la Agenda, figura como un objetivo en sí mismo.

Además de este principio, la Declaración de Incheon, Marco de acción ODS-4 Educación 2030, aprobada en mayo de 2015 en el Foro Mundial sobre la Educación celebrado en la República de Corea, destaca que la educación es un bien público cuyo principal garante es el Estado y que la igualdad de género está estrechamente relacionada con el derecho a la educación para todos, por lo que es una prioridad mundial.

En la Guía para Desglosar el Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 Educación 2030 que se desprende de esta declaración, se especifican los objetivos, enfoques, metas, estrategias indicativas, medios de aplicación e indicadores que son parte de la agenda común. De este modo, el ODS-4 se organiza en 7 metas y 3 medios de implementación

Para América Latina, el trabajo con estas metas se organiza a través de la Hoja de Ruta y la Declaración de Buenos Aires - E2030: Educación y habilidades para el siglo 21, la cual fue suscrita en el año 2017 la Reunión Regional de Ministros de Educación de América Latina y el Caribe.

Principio de la página