El liderazgo de la UNESCO en la educación para el Desarrollo Sostenible

Foto: Lorenzo Armendáriz

En un mundo con una población mundial de 7 mil millones de personas y recursos naturales limitados, la Educación para el Desarrollo Sostenible (EDS) plantea que los individuos, comunidades y sociedad en general, deben aprender a vivir juntos de manera sostenible. Al respecto, es necesario implementar medidas que apunten a la ciudadanía mundial, el entendimiento mutuo y las consecuencias de la acción presente para la vida futura de las personas y del planeta en su conjunto.

En ese sentido, la Educación para el Desarrollo Sostenible (EDS) empodera a las personas para que cambien su manera de pensar y trabajen hacia un futuro sostenible, en el que se afronten conjuntamente temas como el cambio climático y la biodiversidad, la ciudadanía mundial, y la enseñanza y el aprendizaje en un contexto de diversidad cultural.

Aunque diversas agencias y organizaciones de las Naciones Unidas contribuyen con la educación en el mundo, como la UNICEF, ONU Mujeres y el PNUD, es la Oficina de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (UNESCO) la única instancia que dispone de un mandato para abarcar todos los aspectos de la educación, incluyendo desde luego, la Educación para el Desarrollo Sostenible (EDS). Por tal razón, tiene asignada la coordinación de la Agenda de Educación Mundial 2030 en el marco del ODS-4, así como la coordinación de la hoja de ruta para la consecución de este objetivo.

La UNESCO ejerce el liderazgo mundial y regional en materia de educación, refuerza los sistemas educativos en el mundo entero y responde a los desafíos mundiales. Su labor abarca el desarrollo educativo, del prescolar a la educación superior y toca temas sustanciales como la ciudadanía mundial, el desarrollo sostenible, los derechos humanos, la interculturalidad, el fomento de la enseñanza técnica y la formación profesional, entre otros.

De entre los enfoques estratégicos de trabajo que la UNESCO debe promover en los 95 países miembros y 10 miembros asociados para hacer realidad el ODS-4, se encuentran:

·         Fortalecer las políticas, planes, legislaciones y sistemas;

·         Poner de relieve la equidad, la inclusión y la igualdad de género;

·         Centrarse en la calidad y el aprendizaje;

·         Promover el aprendizaje a lo largo de la vida, y

·         Ocuparse de la educación en situaciones de emergencia.

 

Asimismo, tiene el cometido de fortalecer capacidades técnicas en los diversos actores educativos, crear un laboratorio de ideas e innovación, formular estándares y ofrecer información sistemática sobre el logro de las metas globales.

En el cumplimiento de estos cometidos y estrategias, la Organización ha generado una estrategia para la implementación de la Educación para el Desarrollo Sostenible en las escuelas, con un banco de recursos, publicaciones y cajas de herramientas disponibles para los educadores.

Asimismo, cuenta con un Instituto de Estadísticas - UIS mediante el cual, entre otras iniciativas, ha creado el sitio eAtlas, en el cual se reportan datos de 29 indicadores globales y temáticos del ODS 4-Educación 2030 y que es un sitio fundamental de consulta.

Es en esta dirección que la Oficina de la UNESCO en México ha venido trabajando en pro de la Agenda Educación 2030 de manera cercana con el gobierno federal, a través de la Secretaría de Educación Pública, así como con los gobiernos de las entidades federativas, diversos organismos de la sociedad civil, la academia y el sector empresarial.

 

Principio de la página