17.03.2011 - UNESCOPRESS

Simulacro de alerta a escala real contra los tsunamis en la región del Caribe

A raíz del tsunami que acaba de azotar con extremada dureza al Japón, 33 países* participarán el 23 de marzo en un simulacro a escala real contra los tsunamis en el Caribe. El objetivo de este simulacro es probar la eficacia del Sistema de Alerta Temprana contra los Tsunamis y otras Amenazas Costeras en el Caribe y Regiones Adyacentes, creado en 2005 bajo los auspicios de la Comisión Oceanográfica Intergubernamental (COI) de la UNESCO.

Según el plan establecido por los organizadores del simulacro,** los países del litoral del Caribe recibirán el 23 de marzo un aviso de alerta contra un presunto terremoto de magnitud 7,6 con epicentro frente a las costas de las Islas Vírgenes estadounidenses. Los boletines de alerta para Puerto Rico y las Islas Vírgenes serán emitidos desde el Centro de Alerta contra los Tsunamis de la Costa Oeste y Alaska (Estados Unidos) y para el resto de la región del Caribe desde el Centro de Alerta contra los Tsunamis en el Pacífico (PTWC), situado en Ewa Beach (Hawai – Estados Unidos).

Este simulacro, denominado Caribe Wave 11, no implica una movilización de las poblaciones de la región. Su objetivo se limita a probar la eficacia de los dispositivos de alarma, vigilancia y aviso de todos los organismos de la región encargados de la gestión de situaciones de emergencia (centros nacionales de coordinación de alertas contra los tsunamis, oficinas de previsión meteorológica, servicios nacionales de vigilancia costera, etc.). Se trata de comprobar si todos los países ribereños del Caribe están listos para afrontar un tsunami eventualmente peligroso.

La experiencia adquirida en este ámbito ha puesto de relieve la importancia esencial de la transmisión rápida de información. También ha demostrado la necesidad de que las autoridades nacionales tengan en cuenta la prevención de riesgos a todos los niveles: educación preventiva en las escuelas; urbanización en las zonas costeras; modificación de las normas sobre los métodos y materiales de construcción utilizados; planificación de los métodos de evacuación; y creación de servicios de emergencia eficaces.

“El terremoto y el tsunami que acaban de azotar a Japón con las trágicas consecuencias que todos sabemos –dice la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova– han mostrado la importancia fundamental que tienen los dispositivos de alerta. De ahí que, en el contexto actual,  la puesta a punto de un sistema coordinado en la región del Caribe sea más pertinente que nunca para facilitar la preparación de los países ribereños de este mar contra la eventualidad de una catástrofe semejante y preservar así vidas humanas”.

En los últimos cinco siglos, el Caribe fue azotado por 75 tsunamis, lo que representa un 10% del total mundial de los fenómenos de este tipo observados en ese largo periodo. Provocados por terremotos y desprendimientos de terrenos, o por la actividad volcánica, los tsunamis han causado la muerte de más de 3.500 personas en la región caribeña desde mediados del siglo XIX, según datos facilitados por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos (NOAA). En la región del Caribe se produjo en los últimos decenios una auténtica explosión demográfica, acompañada por una afluencia masiva de turistas a las zonas costeras, lo que ha tenido por efecto aumentar la vulnerabilidad de la región a las catástrofes naturales.

En el pasado ya se realizaron otros simulacros de alerta contra los tsunamis: en 2008 en el océano Pacífico y en 2009 en el océano Índico. El Grupo Intergubernamental de Coordinación del Sistema de Alerta Temprana contra los Tsunamis y otras Amenazas Costeras en el Caribe y Regiones Adyacentes (ICG/CARIBE-EWS) se creó en 2005, a semejanza de los grupos de coordinación existentes en el océano Pacífico, el océano Índico y el Atlántico Nororiental. Creados bajos los auspicios de COI, los grupos intergubernamentales de coordinación ayudan a los Estados Miembros a crear sistemas de alerta contra los tsunamis.

                                                               ***

*Aruba, Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Brasil, Canadá, Colombia, Costa Rica, Cuba, Dominica, Estados Unidos, Francia (Martinica, Guadalupe, Guyana y San Martín), Granada, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Países Bajos (Bonaire, Curazao, Saba, San Eustaquio y San Martín), Panamá, Perú, República Dominicana, Reino Unido (Anguila, Bermudas, Islas Caimán, Islas Turcos y Caicos, Islas Vírgenes Británicas y Montserrat), Saint Kitts y Nevis, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucía, Sri Lanka, Suriname, Trinidad y Tobago, y la República Bolivariana de Venezuela.

** Los organismos que contribuyen a la realización de este simulacro son: el Grupo Intergubernamental de Coordinación del Sistema de Alerta contra los Tsunamis y otras Amenazas Costeras en el Caribe y Regiones Adyacentes (COI-UNESCO), la Agencia Caribeña de Emergencia y Respuesta a los Desastres (CDERA), el Centro de Coordinación para la Prevención de los Desastres Naturales en América Central (CEPREDENAC), la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos (NOAA) y el Programa Nacional de Atenuación de Riesgos de Tsunamis (NTHMP) de los Estados Unidos.  

                                                                   *****

                                                    Más información en:

                      Prevención y reducción del impacto de los peligros marinos

                                                           Contacto:

Agnès Bardon Sección de Relaciones con los Medios de Información División de Información Pública de la UNESCO

 Teléfono: +33 (0) 1 45 68 17 64 – Correo Electrónico: a.bardon@unesco.org




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página