Cooperar para que todo el mundo tenga acceso al agua dulce

© IUPAC

El agua dulce es el denominador común de los desafíos más acuciantes de hoy en día, como pueden ser algunas cuestiones sanitarias, o la producción de alimentos o energía. Sin embargo, la gestión de este  limitado recurso natural es a menudo deficiente y afronta presiones de todo tipo. ¿Qué se puede hacer para que haya una mayor cooperación ante estos retos y asegurar un derecho humano como es el acceso al agua dulce? Para progresar en esta tarea de vital importancia, ONU-Agua ha designado a la UNESCO para dirigir el Año Internacional de las Naciones Unidas para la cooperación en la esfera del agua (2013). Las celebraciones empiezan el 11 de febrero en la Sede de la UNESCO en París, Francia.

El agua dulce fluye libremente y no conoce de fronteras. Por ejemplo, el mundo cuenta con 276 cuencas fluviales con al menos un afluente que atraviesa alguna frontera nacional. Las comunidades que comparten estas fuentes de agua dulce pueden tener necesidades que compiten entre sí, exigiendo a los actores tradicionales de la gestión del agua: científicos, gobiernos y políticos, trabajar juntos y en asociación con organizaciones externas, tales representantes de pueblos indígenas, mujeres, líderes vecinales y la sociedad civil en general.

El objetivo del Año Internacional de la cooperación en la esfera del agua es conseguir movilizar a la gente por una causa común: el agua ducle, dentro de la diversidad de puntos de vista de cada parte implicada. Al elegir la cooperación y no la competición, podemos hacer del agua dulce un instrumento de paz.

Para saber más:

Infográfico

Pincha en la imagen para ver la versión completa del infográfico

Pincha en la imagen para ver la versión completa del infográfico

Principio de la página