Presentación del Programa

WWAP Logo

El Programa Mundial de Evaluación de los Recursos Hídricos de las Naciones Unidas, auspiciado y dirigido por la UNESCO, coordina la labor de 28 entidades asociadas y miembros de ONU-Agua en el Informe sobre el desarrollo de los recursos hídricos en el mundo (WWDR, por sus siglas en inglés).

El principal informe de ONU-Agua es una reseña anual que ofrece una visión fiable del estado, el uso y la gestión de los recursos de agua dulce del planeta. Además de coordinar este importante informe de la ONU, el WWAP supervisa las cuestiones relacionadas con el agua dulce para proporcionar recomendaciones, desarrollar estudios de casos, reforzar la capacidad de evaluación a escala nacional e informar sobre el amplio proceso de toma de decisiones en materia hídrica.

El WWAP tiene como objetivo dotar de información, datos, herramientas y los conocimientos necesarios a los gestores del agua y los principales responsables de la toma de decisiones para que puedan participar de forma eficaz en el desarrollo de políticas.

Misión

El Programa Mundial de Evaluación de los Recursos Hídricos, integrado en el conjunto del sistema de Naciones Unidas, pretende influir en los líderes gubernamentales, de la sociedad civil y del sector privado, con el fin de que sus políticas y decisiones que afectan a las cuestiones hídricas promuevan el desarrollo socioeconómico sostenible tanto a escala local como nacional, regional y global.

Asimismo, el WWAP trata de dotar a los gestores de los recursos hídricos con el conocimiento, las herramientas y las capacidades para que:

  • puedan informar de manera efectiva y participar en el desarrollo de políticas y en la toma de decisiones;
  • puedan planificar, desarrollar y gestionar los recursos hídricos para cumplir los objetivos anteriormente citados.

Objetivos del Programa

Los objetivos del Programa son los siguientes:

  • supervisar, evaluar y dar cuenta de los recursos de agua dulce y los ecosistemas en el mundo, del uso y la gestión de los recursos hídricos e identificar cuestiones y problemas graves;
  • contribuir a que los países desarrollen su propia capacidad evaluadora;
  • concienciar sobre los riesgos actuales e inminentes/futuros en materia hídrica para influir en la agenda global del agua;
  • conocer y dar respuesta a las necesidades de los responsables de la toma de decisiones y los gestores de recursos hídricos;
  • promover la paridad entre hombres y mujeres y el equilibrio cultural;
  • medir los progresos hacia la consecución del uso sostenible de los recursos hídricos a través de indicadores sólidos, y
  • respaldar los procesos de previsión en la toma de decisiones relativas al sistema hídrico mundial, lo que incluye la identificación futuros alternativos.

Contexto

La creciente crisis hídrica mundial amenaza la seguridad, estabilidad y sostenibilidad ambiental de los países en desarrollo. Millones de personas fallecen cada año por causa de enfermedades que tienen su origen en el agua, mientras que la contaminación hídrica y la destrucción de los ecosistemas van en aumento, especialmente en las zonas en desarrollo. En las últimas décadas, se ha registrado una progresiva aceptación respecto del hecho de que la gestión de los recursos hídricos debe abordarse desde un enfoque integrado, la evaluación de los recursos hídricos reviste una importancia fundamental en tanto que sirve de base para la toma de decisiones y las capacidades de los países deben respaldarse plenamente para acometer las evaluaciones pertinentes al respecto. Las decisiones en materia de gestión destinadas a mitigar la pobreza, permitir el desarrollo económico, garantizar la seguridad alimentaria y la salud de la población, así como a preservar los ecosistemas vitales deben fundarse en la mejor compresión posible de todos los sistemas relevantes.

En 1998, la sexta Sesión de la Comisión sobre el Desarrollo Sostenible declaró que había la necesidad de disponer de evaluaciones periódicas acerca del estado de los recursos hídricos de agua potable en el mundo. En respuesta a esta recomendación, las organizaciones pertenecientes a ONU-Agua (entonces denominada Subcomité sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos del CAC) decidieron acometer un proceso continuo de evaluación integrado en el conjunto del sistema de la ONU. Creado en el año 2000, el programa insignia de ONU-Agua, el Programa Mundial de Evaluación de los Recursos Hídricos, coordina la elaboración cada tres años del Informe de las Naciones Unidas sobre el desarrollo de los recursos hídricos en el mundo (WWDR), con el propósito de dar cuenta del estado de los recursos de agua dulce en el mundo y de los progresos alcanzados en la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio relativos al agua.

Principio de la página