Hechos y cifras

Algunos ecosistemas pueden desaparecer cuando se regulan los ríos o se almacenan sus aguas

  • Los ecosistemas de agua dulce incluyen lagos, ríos, lagunas, arroyos, aguas subterráneas, manantiales, llanuras aluviales y cuevas que contienen agua, así como turberas, ciénagas y pantanos, que tradicionalmente se agrupan como humedales continentales.
  • Durante miles de años, los seres humanos se han asentado cerca de las masas de agua. No obstante, el crecimiento urbano y el desarrollo industrial han llevado a las ciudades a buscar cada vez más lejos el agua que necesitan, a menudo tomando esta agua de otros usuarios a los que quizá se perjudica, como la naturaleza.
  • Las modificaciones llevadas a cabo para el desarrollo de los recursos hídricos (presas, sistemas de riego, extensión urbana, acuicultura y similares) tienen consecuencias importantes para los principales componentes o procesos ecológicos de los ríos, lagos, llanuras aluviales y humedales alimentados con aguas subterráneas.
  • En el año 2000 había más de 50.000 grandes represas en funcionamiento. En Asia se construyeron aproximadamente 589 grandes represas entre 1999 y 2001. En 2005, de los 292 sistemas fluviales más grandes del mundo (que representan el 60% de la escorrentía mundial), más de un tercio (105) se consideraron sumamente afectados por la fragmentación de los mismos y 68 moderadamente afectados.
  • Algunos ecosistemas desaparecen cuando se regulan los ríos o se almacenan sus aguas, debido a la alteración de sus caudales y a la presencia de nuevas barreras que dificultan o impiden el movimiento de especies migratorias.

Véase también: Ecosistemas; Asentamientos humanos

Principio de la página