Hechos y cifras

El reciente incremento de los precios de las principales materias primas agrícolas ha hecho aumentar de 850 a 963 millones el número de personas que padecen hambre

  • El éxito cosechado en la producción agrícola hizo disminuir el precio de los alimentos en la mayoría de países durante los últimos 30 años, una tendencia que se mantuvo hasta hace muy poco.
  • El reciente incremento de los precios de las principales materias primas agrícolas ha hecho aumentar de 850 a 963 millones el número de personas que padecen hambre.
  • Entre septiembre del 2007 y marzo del 2008 el precio del trigo, maíz, arroz y otros cereales aumentó un 41% en el mercado internacional. Desde principios de 2000 hasta mediados de 2008 el precio de la mantequilla y la leche se triplicó y el de la carne de ave casi se duplicó.
  • Los precios han ido cayendo desde mediados de 2008 gracias a las buenas perspectivas de la producción mundial de alimentos, la desaceleración de la economía mundial y la disminución del precio del petróleo.
  • La escasez de agua podría limitar la producción y el abastecimiento de alimentos, con la consiguiente presión sobre los precios y una mayor dependencia de los países en las importaciones de alimentos. La creciente demanda de alimentos provocada por un aumento de la población y los cambios en los hábitos alimenticios, la caída en la producción de alimentos en algunos países, el encarecimiento de algunos productos agrícolas básicos como los fertilizantes (provocado a su vez por los costos de energía), los incentivos bioenergéticos en algunos países y una posible especulación financiera han contribuido a aumentar el precio de los alimentos considerablemente. 
  • Aunque es muy difícil evaluar su impacto, se estima que la producción de bioenergía ha provocado un aumento de hasta un 70-75% de los precios globales de algunas reservas de alimentos, entre los que se incluiría un incremento del 70% del precio del maíz. 

Véase también: Alimentación y agricultura; Energia.

Principio de la página