Industria

© Diego Cupolo
Keyspan lungs by Diego Cupolo.

Es difícil imaginar algún sector industrial en el que no se utilice agua. El agua se emplea para lavar, calentar y refrigerar; para generar vapor; para transportar substancias o partículas disueltas; como materia prima; como disolvente, y como parte constituyente de productos (como en el caso del sector de las bebidas). El volumen de agua utilizado por la industria es bajo: constituye menos de un 10% del total de extracciones de agua. Sin embargo la industria ejerce una acusada presión sobre los recursos hídricos, no tanto  por la cantidad de agua consumida en la propia producción, sino más bien por los impactos derivados de los vertidos de aguas residuales y de su potencial contaminante.

La producción industrial ha seguido incrementando, pero a causa de la transición energética y del aumento de la eficiencia, el nivel de agua extraída para uso industrial en los países en desarrollo se ha estabilizado e incluso ha empezado a descender en algunos países (después del auge experimentado entre 1960 y 1980). 

La industria es un motor esencial del crecimiento económico y, por tanto, clave para el progreso económico y social. Sin embargo, demasiado a menudo, la necesidad de maximizar los resultados económicos, sobre todo en los países en desarrollo y en las economías en transición, ha excluido la protección del medio ambiente de sus procesos de planificación. 

Con todo, el vínculo entre la industria y la contaminación no es inevitable.

Es posible separar el desarrollo industrial de la degradación medioambiental, reducir de forma drástica el consumo de recursos naturales y energía y, al mismo tiempo, contar con sectores industriales limpios y rentables.

Un amplio abanico de instrumentos reguladores, iniciativas voluntarias y de oportunidades formación y asesoramiento está disponible para ayudar a los gestores del sector industrial a mejorar la productividad en el uso del agua y a reducir las emisiones contaminantes a niveles muy bajos. Simultáneamente, estas herramientas pueden contribuir a la eficiencia productiva, a reducir el consumo de materias primas, a facilitar la recuperación de materiales valiosos y a fomentar una gran expansión del reciclaje y la reutilización.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Hechos y cifras extraídos del WWDR3, El agua en un mundo en cambio (2009). Haga clic en los seguientes enlaces para aprender más!

Principio de la página