Inversión en infraestructuras

Water treatment plant - © Panos

Numerosas redes y sistemas hidráulicos de las economías desarrolladas están envejecidos o deteriorados, mientras que en las economías de mercado emergentes y en desarrollo el ritmo de crecimiento y urbanización (combinado con el auge de las expectativas medioambientales) está generando la necesidad de nuevas y costosas inversiones.

En último término sólo hay tres fuentes de financiación: las tarifas aplicadas a los usuarios, el gasto público y la ayuda externa (oficial o filantrópica). Los principales costos de los servicios hídricos en los países en desarrollo en la actualidad están siendo asumidos por los gobiernos mediante impuestos y tarifas por servicio y, en menor grado, por la ayuda de los donantes. La implicación del sector privado en los servicios hídricos es bastante modesta.

La inversión en saneamiento y abastecimiento mejorado de agua presenta un enorme potencial para  rentabilizar de tres a treintaicuatro veces la inversión original, en función de las circunstancias locales. Por desgracia, el sector hídrico a menudo arroja retornos mínimos durante períodos de retribución muy largos, básicamente por la manera en que está gobernado. La introducción de sistemas de gobierno más efectivos con una autoridad reguladora autónoma y una gestión económica transparente, sólida y fiable,  hará posible que las autoridades hídricas y los gobiernos atraigan la ayuda exterior que les permita complementar sus propias fuentes de capital.

El desafío es tanto disponer de más flujo de fondos para el sector hídrico como garantizar su sostenibilidad económica. Hace falta una planificación estratégica y económica sólida para equilibrar las necesidades de financiación con una gestión coste-efectiva centrada tanto en la demanda como en la provisión de servicios. Durante muchos años se ha defendido la recuperación de los costos en su totalidad como una solución a la crisis de financiación del sector hídrico. No obstante, en el mundo real, la gestión de los recursos hídricos y la prestación de servicios siempre están subvencionados en algún grado. Teniendo en cuenta la obligación de satisfacer las necesidades de unos servicios de agua básicos para todos, el desafío para los diseñadores de las políticas pasa por tomar decisiones sobre las contrapartidas aceptables entre los distintos objetivos y sobre quién debe asumir los costos derivados. 

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Hechos y cifras extraídos del WWDR3, El agua en un mundo en cambio (2009). Haga clic en los seguientes enlaces para aprender más!

Principio de la página