Indicadores

En el primer Informe sobre el desarrollo de los recursos hídricos en el mundo, "Agua para todos, agua para la vida", se incluyeron más de 160 indicadores que abarcaban desde el volumen de agua disponible y las extracciones para el consumo humano globales, hasta el cumplimiento de las normas de calidad del agua con respecto a los principales contaminantes o los mecanismos de gobernanza en la gestión de los recursos hídricos.

El número de indicadores presentados en la segunda edición del informe "El agua, una responsabilidad compartida" se redujo a 62 porque no se disponía de un proceso sistemático que permitiera actualizar los datos requeridos para la mayoría de indicadores del primer Informe, a excepción de los referidos al abastecimiento de agua y saneamiento. El Programa Conjunto OMS/UNICEF de Monitoreo del abastecimiento de agua y del saneamiento se ha enfrentado sistemáticamente a este desafío, invirtiendo para asegurar un flujo continuo de información actualizada en dicho subsector.

Tres años después los creadores de la tercera edición del Informe de las Naciones Unidas sobre el desarrollo de los recursos hídricos en el mundo "El agua en un mundo en cambio" se encontraron ante una situación similar a la de sus predecesores. Durante la preparación del Informe, un sondeo realizado entre los proveedores de datos puso de manifiesto que sólo existían nuevos datos para un número reducido de indicadores presentes en el segundo Informe. Se actualizaron 30 de ellos. Finalmente, como la agencia fuente consideró que algunos indicadores no resultaban de utilidad, sólo se incluyeron 58 en la tercera edición.

A pesar de prestar cada vez mayor atención a los actuales usos e impactos en los recursos hídricos, y de los esfuerzos por identificar los desafíos que plantea la gestión del agua a la comunidad mundial, el flujo de información que permite desarrollar estas tareas, lejos de aumentar, está disminuyendo.

Los datos disponibles en la mayoría de los temas relativos al agua suelen estar incompletos, ser inexactos o inconsistentes. Nos hemos dado cuenta de que la simple obtención de datos resulta insuficiente si no se agrupan, analizan y convierten en información y conocimientos. Después esta información debe compartirse ampliamente entre las distintas partes interesadas dentro y fuera de las fronteras nacionales, para así centrar la atención sobre los problemas del agua en todas las escalas. Sólo cuando se han obtenido y analizado todos los datos es posible entender adecuadamente los numerosos sistemas que afectan al agua (hidrológicos, socioeconómicos, financieros, institucionales y políticos) y que deben tenerse en cuenta en su gobernanza.

Por esta razón el WWAP desarrolla indicadores sobre el uso, la gestión y el estado de los recursos hídricos. El WWAP creó el Grupo de Expertos sobre Indicadores, Seguimiento y Bases de Datos (EG-IMD) para fomentar el diálogo entre los usuarios potenciales de dichos datos e indicadores y los expertos en su provisión e interpretación. Esto supuso un proceso complementario que reforzó la aportación del WWAP al Equipo de Tareas sobre Indicadores, Seguimiento y Presentación de Informes de las Naciones Unidas. El equipo de Tareas, de cuya coordinación también se encarga el WWAP, pretende mejorar los procesos de obtención de datos a fin de perfeccionar y desarrollar indicadores sobre el agua, su uso y su gestión, haciéndolos más sólidos y útiles. El 

WWAP también está desarrollando un Estudio Piloto de Indicadores (PSI) en colaboración con la Red Terrestre Mundial de Hidrología (GNT-H) y la Comunidad de Prácticas del Agua (GEO/IGWCO). Se trata de un método innovador para calcular el volumen total anual de recursos hídricos renovables a escala nacional.

Principio de la página