Vol 10, No. 1 [Enero-Marzo 2012]

ENFOQUES ...
2 ¿Qué futuro le espera a la biodiversidad?

ACTUALIDADES
10 La UNESCO combate la sequía en el Cuerno de África
11 Marco mundial para la gobernanza de las aguas subterráneas
11 Diez proposiciones para la salvaguarda del océano
12 Nueve sitios se agregan a la Red Mundial de Geoparques
13 Un foro hace un llamado por una mayor equidad en la nueva era de la ciencia mundial
13 Compartir las experiencias en materia de enseñanza científica en Asia
14 Un libro sobre «la máquina más compleja del mundo»

ENTREVISTA
15 Homenaje a Wangari Muta Maathai, militante verde kenyana

HORIZONTES
17 ¿Cómo se portan las ciencias de la Tierra en África?
20 Cuantificar la economía de la conservación

BREVES
24 Agenda
24 Nuevas publicaciones

Ir a Un Mundo de Ciencia Vol. 10 n° 1 (document PDF)
Ver también ARCHIVOS de Un Mundo de Ciencia

Editorial

La apuesta sobre la biodiversidad

La onda de choque provocada por la incapacidad para frenar la disminución de la biodiversidad antes de 2010 muy bien podría revelarse saludable. El fracaso de alcanzar este objetivo ha suscitado en la comunidad internacional un sentimiento de urgencia que ha favorecido la adopción en octubre de 2010 del Tratado de Nagoya sobre la Biodiversidad. Nuestros lectores recordarán seguramente que el tratado fija objetivos ambiciosos para 2020, como el de reducir a la mitad la pérdida de hábitat e incrementar las reservas naturales del 12 al 17% del área terrestre del mundo y de 1 a 10% las áreas costeras y marinas protegidas.

En Nagoya, los gobiernos también se pusieron de acuerdo sobre la necesidad de crear un organismo que evaluaría los progresos realizados. Esta Plataforma Intergubernamental Científica y Política sobre la Biodiversidad y los Servicios Ecosistémicos (IPBES) será auspiciada por la UNESCO, el PNUMA, la FAO y el PNUD. El país sede de su Secretariado deberá darse a conocer en abril, cuando se anuncien los resultados de un llamado de ofrecimientos, durante la segunda reunión plenaria de la IPBES.

La cuestión que se plantea es: ¿Los objetivos de biodiversidad de 2020 conocerán el mismo destino que los de 2010? O ¿existirá a partir de ahora una toma de consciencia suficiente de todas las pérdidas que la humanidad corre el riesgo de sufrir si deja que el número de extinciones continúe al ritmo actual? Las cifras son elocuentes: 70% del conjunto de las especies vegetales conocidas están amenazadas, 35% de los invertebrados, 30% de los anfibios, 22% de los mamíferos…

La regulación del clima, la purificación del agua y la fertilidad del suelo son todos tributarios de la biodiversidad, pero estos servicios ecosistémicos cruciales son maltratados en muchas partes del mundo por la contaminación, la pérdida de hábitat y otras fuentes de tensión como el incremento de la población humana: la cifra de Homo sapiens alcanzó oficialmente los 7 mil millones el 31 de octubre.

Todo el mundo admite la necesidad de proteger los servicios ecosistémicos, pero la conservación tiene que ser financieramente posible. Una de las opciones consiste en «retribuir al protector». En la Reserva de Biosfera de Serra do Espinhaço, en Brasil, que posee no menos de los tres puntos calientes de la biodiversidad, pero también el subsuelo más intensamente explotado del mundo, un impuesto ecológico garantiza un ingreso a las municipalidades que tienen extensas zonas protegidas, como lo veremos en este número.

La UNESCO ha contribuido a la adopción del Decenio Internacional de la Biodiversidad hasta el 2020, encaminado, entre otras cosas, a explicar por qué nosotros, los humanos, tenemos tanto que ganar del mantenimiento de la diversidad biológica del planeta. En el artículo que comienza al reverso de esta página, Thomas Lovejoy nos da una panorámica de lo que el futuro podría aportar para la biodiversidad… y en consecuencia para nosotros.

A riesgo de cerrar este editorial sobre una grave nota, las dificultades financieras que la UNESCO enfrenta actualmente me obligan a reducir en 2012 Un Mundo de Ciencia a su versión electrónica. Si no es un suscriptor en línea, y le gustaría recibir un aviso por correo de cada publicación de la revista, puede registrarse en www.unesco.org/es/a-world-of-science. Si usted desea expresar su apoyo a la revista o a los trabajos de la UNESCO sobre el terreno, sepa que la Directora General ha creado un portal «Haga una donación a la UNESCO» en www.unesco.org.

Gretchen Kalonji Subdirectora General
para las ciencias exactas y naturales

Principio de la página