Vol 10, No. 2 [Abril-Junio 2012]

ENFOQUES ...
2 Prepararse para un futuro incierto

ACTUALIDADES
10 Venecia sucumbirá a la elevación del nivel del mar, ¿pero cuándo?
11 Un mexicano gana el premio Kalinga
12 Laureadas dan nuevas miradas a viejos problemas
13 Un curso de sismología en el epicentro de la tragedia haitiana
13 Un diploma en nanociencias para las universidades árabes
14 Misión realizada por el Lady Amber

ENTREVISTA
15 Madiodio Niasse alerta sobre los riesgos de permitir la adquisición de tierras, a gran escala, por los inversionistas extranjeros

unesdoc.unesco.org/images/0021/002156/215616F.pdf
17 Un club de jóvenes encontró un mercado para una mala hierba
20 ¡En marcha para un mejor futuro en Mujib!

BREVES
24 Agenda
24 Nuevas publicaciones

Ir a Un Mundo de Ciencia Vol. 10 n° 2 (document PDF)

Ver también ARCHIVOS de Un Mundo de Ciencia

Editorial

El agua tiene su punto de no retorno

En 2009, Rockström y colaboradores proponen el concepto de «fronteras planetarias», más allá de las cuales se encuentra el punto de no retorno. Estiman que la humanidad ya ha transgredido tres de las nueve fronteras; la del cambio climático (por el nivel de gases de efecto invernadero), la del nivel de pérdida de la biodiversidad y la del ciclo mundial del nitrógeno. No excluyen que incluso la humanidad haya transgredido una cuarta frontera, la de utilización del agua potable y si aún no lo ha hecho, que esté próxima a hacerlo pues el consumo actual estimado en 2 600 km3 anuales no cesa de aumentar.

Este estudio se cita en el 4to Informe sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos en el Mundo, Managing Water under Uncertainty and Risk, lanzado por la UNESCO el 12 de marzo en nombre de 28 agencias asociadas a ONU-Agua. Rockström y colaboradores sugieren que el costo que debe pagar la sociedad por haber transgredido las fronteras planetarias dependerá del grado de su resiliencia y de su «verdor». «Reverdecer» nuestras sociedades, sin embargo, no será suficiente para garantizar políticas respetuosas del agua, como lo han ilustrado las controversias sobre los biocarburantes y las adquisiciones a gran escala por los extranjeros de tierras cultivables. Sobre todo, subraya el informe, nos hace falta reconocer que la problemática del agua toca todos los aspectos del desarrollo. Producción de alimentos y de energía, industria, salud humana y medioambiental son todas condicionadas por el agua, todas absolutamente indispensables para el desarrollo socio-económico y todas cada vez más interdependientes.

Olvidar el carácter transversal de la problemática del agua puede costar caro. El delta del Mississippi, en los Estados Unidos, fue profundamente modificado para favorecer la agricultura y la hidroelectricidad. Al reducir los riesgos que tenía la agricultura aguas arriba, las transformaciones amplificaron los riesgos aguas abajo, lo que exacerbó el impacto del huracán Katrina sobre Nueva Orleans en 2005. ¿Cuáles son los vínculos? La represa construida en el río bloqueó el transporte de sedimentos. Sin la constante deposición de sedimentos, la acción de las mareas y de las olas erosionaron progresivamente el delta sobre el que estaba construida Nueva Orleans, lo que provocó que la ciudad se fuera hundiendo, haciéndola más fácilmente inundable. El bombeo de las aguas subterráneas, del petróleo y del gas en el delta no hizo otra cosa que agravar su subsidencia.

Este ejemplo ilustra un problema de mayor dimensión. La ausencia de interacción entre los diferentes sectores económicos, así como entre usuarios, tomadores de decisiones y gestores, hace que los recursos hídricos se hayan degradado seriamente en todo el mundo, amenazando todos los sectores dependientes del agua e hipotecando así el desarrollo. Ante la perspectiva de un cambio climático que probablemente ocasione que los recursos hídricos sean menos abundantes en un futuro, al tiempo que las demandas irán creciendo, la humanidad se encontrará en vía de un desarrollo no sostenible.

Mientras que la humanidad confronta un futuro incierto y peligroso, Managing Water under Uncertainty and Risk proclama que no tenemos la opción de adoptar el enfoque de “como si nada pasara” en la gestión de los recursos hídricos. Nos hace falta reorientar nuestra planificación del desarrollo y nuestra gestión de forma que refleje la situación en su conjunto. Y el tiempo apremia. Este es el principal mensaje del informe, del cual usted encontrará extractos a continuación. La Cumbre de la Tierra de Río, en junio, deberá ofrecer una ocasión ideal para hacer que se comprenda.

Gretchen Kalonji
Subdirectora General para las Ciencias Exactas y Naturales

Principio de la página