Vol 10, No. 3 [Julio-Septiembre 2012]

Enfoques ...
2 Historias grabadas en piedra

Actualidades
12 La UNESCO acogerá la oficina científica consultiva de la ONU
13 Un nuevo comienzo para los ex-soldados ruandeses
13 Alemania acogerá al IPBES
14 El CIFT participó en el descubrimiento del bosón de Higgs
14 Hacia un plan de acción para los Andes
15 África lúcida en cuanto al camino que queda por recorrer
15 ¡Bienvenida al Unescoceratops!
16 Expertos de 40 países formados en los indicadores de CTI
16 Los restos del Titanic quedan protegidos por la UNESCO
17 Urge reglamentar la bioética en el mundo árabe

Entrevista
18 Ruth Arnon sobre los desafíos que enfrenta la ciencia en Israel

Breves
28 Agenda
24 Nuevas publicaciones

Ir a Un Mundo de Ciencia Vol. 10 n° 3 (documento PDF)

Ver también los Archivos de Un Mundo de Ciencia

Editorial

Viaje en el tiempo

Si bien la belleza es subjetiva, lo mismo ocurre con la utilidad. Como lo resaltó Ian Stewart de la Universidad de Plymouth (Reino Unido) en febrero durante el 40 Aniversario del Programa Internacional de Ciencias de la Tierra (PICG) de la UNESCO, en París, muestre un trozo de carbón a un industrial, y verá un combustible, muéstrelo a un ecologista, y verá una fuente de emisión de carbono, muéstrelo a un geólogo y verá el clima que reinaba hace 300 millones de años (Ma).

Los geocientíficos nos ayudan a viajar a través del tiempo. El PICG fue establecido en 1972 para confirmar la existencia de Gondwana correlacionándolo con la geología de los continentes actuales, al ser Gondwana uno de los dos megacontinentes que, con Laurasia, se formaron hace alrededor de 145 Ma. Una vez establecida la realidad indiscutible del Gondwana, los investigadores del PICG se ocuparon de cuestiones sociales relevantes. Nacieron disciplinas como la arqueosismología, que se apoya a la vez en los registros geológicos y arqueológicos para identificar los terremotos del pasado. En el año 2 000, uno de los proyectos del PICG incluso dio lugar a un nuevo campo de investigaciones: la geología médica, que estudia el impacto del medio ambiente natural sobre la salud humana y animal. El arsénico, por ejemplo, es un elemento químico natural que envenena a millones de personas en el mundo, ya que lo absorben involuntariamente con el agua de las capas subterráneas.

Dada la preocupación que suscita el cambio climático y la penuria anunciada de los combustibles fósiles y del uranio, que ensombrece nuestro futuro industrial, los geocientíficos se concentran cada vez más en las energías renovables. En Kenya, por ejemplo, trabajan en un proyecto gubernamental de geotermia en el valle del Gran Rift.

Como acaba de demostrarlo en junio la Tercera Cumbre de la Tierra (Río+20), la sociedad civil y el sector privado devinieron actores claves del desarrollo sostenible. El Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon, anunció en Río que más de 50 gobiernos habían lanzado nuevas estrategias energéticas, pero también que los inversores privados iban a comprometer más de 50 mil millones de dólares con vistas a duplicar la parte mundial de las energías renovables y la eficiencia energética de aquí al 2030.

Comprender los desastres naturales constituye otro aspecto vital del desarrollo sostenible en el cual el PICG puede distinguirse. El consenso rápidamente se puso de manifiesto en febrero para que el PICG lance los proyectos de vigilancia de la actividad sísmica en las zonas de subducción, como la que provocó, el año último, el terremoto y el tsunami japonés.

Una de estas zonas de subducción más activa se sitúa en el Mediterráneo, al sur de la isla de Creta. En las páginas siguientes conoceremos los avatares del Homo sapiens sapiens alrededor de los mares Negro y Mediterráneo a todo lo largo de los 30 000 años de una historia tumultuosa marcada por episodios de terremotos, tsunamis y erupciones volcánicas, así como por los riesgos más insidiosos debidos a un clima cambiante, así como a las inundaciones posteriores a la fusión de los glaciares, la elevación progresiva del nivel del mar o una sequía prolongada. Gracias a estos paleo-estudios, el PICG nos ayuda a comprender como las sociedades humanas y los ecosistemas se adaptaron a un medio ambiente cambiante y por qué algunas civilizaciones colapsaron. Hay aquí de donde extraer lecciones para las sociedades contemporáneas.

Gretchen Kalonji
Subdirectora General para las Ciencias Exactas y Naturales

Principio de la página