Vol 8 N° 4 [Octubre–Diciembre 2010]

SUMARIO

ENFOQUES ...
2 Crece el papel del conocimiento en la economía mundial


ACTUALIDADES
11 La UNESCO interviene para ayudar a Pakistán
11 Una isla abandona el hábito del petróleo
12 Un observatorio de la ciencia para América Latina y el Caribe
12 Expansión de las ciencias sociales en los países emergentes
13 21 nuevos sitios del Patrimonio Mundial


ENTREVISTA
14 Jatna Supriatna expone los esfuerzos de Indonesia para salvaguardar su biodiversidad


HORIZONTES
17 El auge de la innovación en la India
21 Las aventuras de Patrimonito


BREVES
24 Agenda
24 Nuevas publicaciones

Ir a Un Mundo de Ciencia Vol. 8 n° 4 (document PDF)
Ver también ARCHIVOS de Un Mundo de Ciencia

EDITO

La ciencia se democratiza

La presentación del Informe de la UNESCO sobre la Ciencia 2010 está prevista para el 10 de noviembre, Día Mundial de la Ciencia, que tiene este año como tema el Acercamiento de los Pueblos y de las Culturas. En este número, presentaremos extractos del capítulo de introducción y del que se le dedicó a la India. Entre las numerosas tendencias identificadas por el Informe en su mirada sobre el estado de la ciencia, la más significativa es sin dudas su creciente democratización.

La rápida difusión de las tecnologías ha abierto considerablemente, en el mundo entero, un espacio dinámico para el desarrollo de las potencialidades. Incluso los países con menores capacidades científicas descubren que pueden adquirir, adoptar y hasta a veces transformar una tecnología existente, con el ahorro al mismo tiempo de algunas inversiones costosas, como es en las infraestructuras, o en el montaje de líneas telefónicas terrestres. Los progresos de la tecnología permiten a esos países producir mayor cantidad de conocimientos y tener una participación más activa en las redes internacionales y las asociaciones de investigación con países tanto del Norte como del Sur. Esta tendencia alienta a la democratización de la ciencia en todo el mundo. Así la diplomacia científica se convierte, en las relaciones internacionales, en un instrumento esencial de construcción de la paz y del desarrollo sostenible.

El Informe describe un ambiente que se vuelve cada vez más competitivo, en el cual los flujos de información, de conocimientos, de personal y de inversiones transitan ahora por una vía de doble sentido. China y la India, por ejemplo, utilizan su poder económico, adquirido recientemente, para invertir en compañías de alta tecnología en Europa y otros lugares, y así adquirir, de la noche a la mañana, experiencia tecnológica. China piensa contratar 2 000 expertos extranjeros en los 5 a 10 años venideros, para sus laboratorios, institutos de investigación, empresas élites y universidades.

Si bien la cifra de países que participan en el desarrollo científico aumenta, también asistimos a un desplazamiento de las zonas de influencia mundial. Encabezada, en gran medida por China, la India, y la República de Corea, la parte de Asia en el gasto interior bruto de investigación-desarrollo (GIID) pasó, según el Instituto de Estadísticas de la UNESCO, de 27% a 32% entre 2002 y 2007, en detrimento fundamentalmente de la Triada compuesta por la Unión Europea (UE), Japón y los Estados Unidos. En este mismo período la parte de China en el GIID mundial pasó de 5% a 8,9%. En términos absolutos, otros grandes países emergentes han comenzado a gastar más en I&D, como es el caso de Sudáfrica, Brasil, México y Turquía.

Sin embargo, los «Cinco grandes», es decir la Triada, China, y la Federación de Rusia, aún tienen más o menos, las tres cuartas partes de los investigadores. Mientras que China llega, por estrecho margen, a tener tantos investigadores como la UE y los Estados Unidos, Brasil y la India, por su parte, adoptan vigorosas medidas para remediar su escasez de graduados de alto nivel. Por otra parte, la fuga de cerebros preocupa a numerosos países en desarrollo. Al menos un tercio de los investigadores africanos vivían y trabajaban en el extranjero en 2009, por ejemplo.

El creciente papel de la diplomacia científica tiene importantes repercusiones para la UNESCO. Desde hace más de 60 años, la UNESCO estimula la colaboración internacional para promover que se comparta la información y los datos científicos. Hoy en día, como escribe Irina Bokova, Directora General de la UNESCO en su prólogo al Informe, en una época donde la ciencia detenta un formidable poder para moldear el porvenir de la humanidad y cuando los problemas son cada vez más de naturaleza mundial, «es un contrasentido querer formular la política científica en términos puramente nacionales».

Gretchen Kalonji
Subdirectora General para la ciencias exactas y naturales

Principio de la página