Vol 9 N° 3 [Julio–Septiembre 2011]

ENFOQUES ...
2 La química pasa del negro al verde

ACTUALIDADES
10 Una red árabe para las tecnologías convergentes
10 Un foro científico parlamentario Pan-Africano
11 Exploración de petróleo suspendida en Parque Nacional de Virunga
12 Un mapa tectónico de África
13 Centro de dinámica y de clima océanicos en China

ENTREVISTA
14 Michael Dittmar sobre el futuro de la energía nuclear

HORIZONTES
17 Lo pequeño es hermoso
20 Salvados por sus ancestros

BREVES
24 Agenda
24 Nuevas publicaciones

Ir a Un Mundo de Ciencia Vol. 9 n° 3 (document PDF)
Ver también ARCHIVOS de Un Mundo de Ciencia

EDITORIAL

Sociedades verdes ahora

La química pasa del negro al verde, p. 2 El 6 de junio, el gobierno de la Canciller alemana Angela Merkel decidió salir progresivamente del uso de la energía nuclear de aquí al 2022, haciéndose eco del amplio consenso popular..

Los reactores del país satisfacen en la actualidad aproximadamente un 22% de las necesidades nacionales en electricidad. Alemania se propone compensar la pérdida reduciendo alrededor de un 10% su consumo de energía e incrementando de 17% a 35% la electricidad procedente de fuentes renovables. Sin dudas, la decisión fue acelerada por la catástrofe nuclear de marzo en Fukushima pero, para Michel Dittmar de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN), los problemas de seguridad no deberían ser la única razón para alentar a los países a salirse progresivamente de la energía nuclear. Como él explica en este número, la energía nuclear no es una fuente renovable de energía, y por consiguiente sólo puede brindar una solución temporal..

La decisión de Alemania coincidió con la publicación de un informe alarmante de la Agencia Internacional de la Energía, órgano de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. En este informe se anunció que las emisiones de dióxido de carbono (CO2) habían aumentado un 5% para pasar a 30,6 giga-toneladas (Gt) entre 2008 y 2010, a pesar de la recesión económica mundial. Si el mundo quiere mantener en 2o C el calentamiento de la atmósfera durante este siglo, las emisiones de CO2 provenientes del sector energético no deben superar los 32 Gt en 2020.

Esto exigirá «repensar el desarrollo en todas sus dimensiones» declaró el 24 de mayo Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, en su discurso de apertura del Foro del Futuro sobre los Desafíos de una Economía Verde y de las Sociedades Verdes, en la sede de la UNESCO, en París. «La economía debe transformarse, ser más sobria, especialmente en carbono, ser más limpia y más inclusiva» deseó vivamente. «El futuro necesita una economía verde. Pero el futuro necesita sobre todo una sociedad verde» añadió la Sra Bokova. «Formas más sostenibles de producción que no nos servirán para nada si no se coordinan con patrones de consumo más sostenibles».

El artículo que comienza en la página siguiente ilustra como la química verde puede ayudar a definir este nuevo modelo de desarrollo. La dinámica ya está en marcha e impulsa la adopción de productos y procesos más respetuosos del medio ambiente. No obstante, los científicos tendrán que concebir bolsas biodegradables en sustitución de las plásticas, sus esfuerzos serán inútiles si los gobiernos no conceden a los industriales estímulos para su fabricación y si los consumidores no los aprueban comprándolas. Para que cambie nuestro modelo actual de desarrollo, cada uno de los eslabones de la cadena deberá consolidarse: del norte al sur, del laboratorio al consumidor y de la tierra al mar. Irina Bokova señaló que debemos aprender a combinar mejor el «azul» con el «verde» Es cierto que los problemas medioambientales incluyen a la tierra y el mar: los océanos se acidifican a causa de las emisiones de carbono en la tierra, la sobrepesca se generaliza y las bolsas plásticas desechadas así como los pesticidas se acumulan en el mar. Vivimos en un mundo interconectado.

Es innegable que debemos pintar de verde nuestras economías nacionales. Y sin embargo, ¡todo parece tan difícil de lograr! En las negociaciones del clima, por ejemplo, las consideraciones nacionales todavía tienen prioridad sobre la necesidad de establecer normas vinculantes para las emisiones de carbono. Mientras que las negociaciones se eternicen se van fuera de control, llevándose con ellas nuestra capacidad de controlar el futuro del planeta.

Gretchen Kalonji
Sub Directora General para las Ciencias Exactas y Naturales

Principio de la página