Vol 9, No. 4 [Octubre-Diciembre 2011]

ENFOQUES ...
2 Cuarenta años de laboratorios del desarrollo sostenible al aire libre

ACTUALIDADES
13 18 nuevas reservas de biosfera
13 La UNESCO y el CIPT en iTunes U
14 Un Centro de tecnología espacial dedicado al patrimonio
14 El Patrimonio Mundial se enriquece de 25 sitios
15 Mejorar la alerta de inundaciones en Pakistán
15 Primera prueba del Sistema de Alerta de Tsunamis en el Mediterráneo

ENTREVISTA
16 Tebello Nyokong explica cómo el láser cura el cáncer HORIZONTES
18 Los contaminantes químicos en el agua que bebemos
22 Hielo caliente

BREVES
24 Agenda
24 Nuevas publicaciones

Ir a Un Mundo de Ciencia Vol. 9 n° 4 (document PDF)
Ver también ARCHIVOS de Un Mundo de Ciencia

Editorial

Laboratorios, pero diferentes

En este número celebramos el 40 aniversario del programa de la UNESCO el Hombre y la Biosfera (MAB), cuya primera reunión tuvo lugar, en 1971, en un contexto de tensiones de la Guerra Fría, la Revolución Cultural en China y la edificación de las naciones africanas independientes luego de su liberación de las potencias coloniales.

Muchas cosas cambiaron desde entonces, no sólo en materia de geopolítica sino también en la manera en que percibimos la naturaleza. Desde su inicio René Maheu, Director General de la UNESCO en ese momento, invita al MAB a concentrarse sobre «el estudio general de la estructura y del funcionamiento de la biosfera» y los «cambios introducidos por el Hombre en la biosfera y sus recursos». Se trataba de un concepto revolucionario ya que, como señaló Malcolm Haldley en el artículo que sigue, «la filosofía subyacente en muchos parques nacionales era [en aquellos tiempos) que, para proteger la naturaleza, había que sustraerlos de la acción de los humanos». Ahora bien, el programa MAB planteaba reconciliar la humanidad con el resto del mundo natural.

El producto insignia del MAB ha sido la constitución de una vasta red de 580 reservas de biosfera repartidas en 114 países. Cuarenta años después, el interés inicial dedicado a la investigación científica ha evolucionado incluyendo la experimentación en materia de desarrollo sostenible concediendo una participación creciente al sector privado. El constructor de automóviles japoneses Honda, por ejemplo, suministra gratuitamente vehículos híbridos a los equipos de administración a cargo de la gestión de las reservas de biosfera alemanas, una forma de promover su tecnología limpia y futurista.

Desde hace algunos años, la preocupación con relación al cambio climático ocupa el primer plano, como lo indicaba el tema de la conferencia celebrada en Dresde (Alemania) en junio de este año en ocasión del 40 aniversario del MAB, Para la Vida, para el Futuro: las Reservas de Biosfera y el Cambio Climático.

Cambio climático, pérdida de biodiversidad, pobreza, deforestación, degradación de las tierras: el enfoque adoptado por el MAB para encontrar las soluciones a estos temas puede resumirse en estas dos palabras: desarrollo sostenible. Cada reserva de la biosfera es única, por tanto, su enfoque del desarrollo sostenible será igualmente único, incluso si cada una puede beneficiarse de la experiencia de las otras. Es el valor añadido de la red. La Reserva de Biosfera de la Sierra Gorda en México, por ejemplo, comienza a atraer inversionistas para un proyecto que vincula a más de 260 pequeños agricultores que obtienen cheques por el impuesto sobre el carbono absorbido a cambio de los árboles que ellos siembran. El sistema asocia los esfuerzos para mejorar el nivel de vida de los agricultores con la conservación del bosque y la mitigación de los efectos del cambio climático.

Un estudio sobre más de 100 reservas de biosfera realizado por la Comisión Nacional Alemana para la UNESCO en preparación de la conferencia de Dresde reveló que en ellas se desarrollaban experiencias en esferas tan variadas como la educación, las ciencias naturales y sociales y la producción de energías renovables para el uso de pequeñas comunidades locales.El Secretario General de la ONU, Ban KI-Moon, ha hecho del desarrollo sostenible su prioridad abso-luta para su segundo mandato que comenzará en enero de 2012.

Para los países, el encuentro de junio de 2012 en Río de Janeiro (Brasil) por el 20 aniversario de la Cumbre de la Tierra constituirá la primera prueba. Esperemos que las reservas de biosfera de la UNESCO capten la atención que merecen como áreas de experimentación para el desarrollo sostenible.

Gretchen Kalonji
Subdirectora General para las ciencias exactas y naturales

Principio de la página