Gestión de riesgos

Las pérdidas, cada vez mayores, causadas por desastres naturales, como terremotos, inundaciones, deslizamientos, erupciones volcánicas, tormentas de viento, sequías y la desertificación, representan un desafío importante para los Estados Miembros de la UNESCO, en particular para los países en desarrollo.

La UNESCO mantiene un foco importante en la reducción del riesgo de desastres (RRD), considerándolo como el medio más rentable para mitigar los efectos de los desastres y salvar vidas, patrimonio y infraestructuras.

Con este propósito, la UNESCO se compromete a llevar a cabo un cambio conceptual: de un pensamiento únicamente basado en una reacción post-desastre hacia una acción preventiva del desastre.

Trabajando sola o en colaboración con otras agencias de la ONU y / u otras entidades científicas, la UNESCO ha sido un catalizador de la cooperación internacional interdisciplinaria en muchos aspectos de la reducción y la mitigación del riesgo de desastres. Al operar en la interfaz entre las ciencias naturales y sociales, la educación, la cultura y la comunicación, la UNESCO desempeña un papel vital en la construcción de una cultura global de comunidades resistentes en una forma transdisciplinaria e interdisciplinaria.

El trabajo de la Organización es desarrollado e implementado a través de sus diferentes sectores, las Oficinas fuera de la Sede, los sitios designados y afiliados, los Centros de la Categoría I y II, las Cátedras y Redes de la UNESCO, según el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030.

La gestión del riesgo de desastres y el desarrollo de la resiliencia es muy importante en la región de América Latina y el Caribe: los cambios climáticos han afectado a los regímenes de precipitaciones y a la frecuencia e intensidad de los huracanes, y el fenómeno de El Niño-La Niña se produce en la mayoría de los países de la región, causando inundaciones, sequías y otros fenómenos asociados. Estos eventos tienen un impacto crítico, tal como víctimas humanas, pérdidas económicas y de bienestar, con un peso hacia abajo en el desarrollo de la región.

En este contexto, la Oficina Regional de Ciencias para América Latina y el Caribe busca brindar asesoramiento sobre políticas y apoyo técnico en el logro de las aspiraciones de la región para promover la capacidad humana e institucional para una igualdad de acceso al agua, una gestión integral del riesgo de desastres naturales, para fortalecer el sistema de alerta temprana y para crear sociedades riesgo-resilientes.

En conformidad con esta necesidad, la Oficina ha establecido una Unidad Regional de Gestión de Riesgos, que coordinará los esfuerzos intra e inter-sectoriales destinados a dar seguimiento a los mandatos de la UNESCO en este campo, así como para servir a los Estados Miembros en la aplicación del Marco de Sendai.

MULTIMEDIA

Publicaciones

Material Educativo

Principio de la página
t3test.com