Ecohidrología: mayor armonía para un mundo sostenible

En un mundo cambiante que enfrenta los impactos del cambio climático, crecimiento demográfico, migraciones humanas y el surgimiento de nuevos centros geopolíticos que afectarán la economía internacional, se presenta la necesidad de hacer proteger los y detener la pérdida de biodiversidad.

El exceso de infraestructura en los paisajes urbanos y agrícolas resulta en una reducción de biomasa y materia orgánica, que conlleva a la aceleración del ciclo hidrológico, volviéndolo variable y menos favorable para la biota y la humanidad (sequías e inundaciones severas). Además, estos procesos reducen el almacenamiento de carbono y la transferencia de nutrientes de los minerales a las formas orgánicas, impactando el ciclo de la materia.

Con el fin de revertir estos procesos es vital reducir el uso de energía y materia (asociado al PBI), a la vez que se regulen los ciclos hidrológicos y de nutrientes en “ecosistemas novedosos” (agrícolas y urbanos) para avanzar en la capacidad de conducción del ecosistema global (teoría eco hidrológica).

El avance en la capacidad de conducción se entiende como la mejora en la gestión de los recursos hídricos, biodiversidad, servicios del ecosistema para la sociedad y la resiliencia ante las crecientes formas de impacto. En este proceso se deberá identificar los riesgos potenciales y oportunidades para el desarrollo sostenible, conformando una estructura ecológica de la cuenca para el posible mejoramiento del ecosistema –productividad biológica y diversidad.

Principio de la página