Memoria del Mundo

© Gloria T. Valère, Trinidad and Tobago - The Constantine Collection. Constantine at Dartford, England, on June 11th, 1950

El patrimonio documental refleja la diversidad de los idiomas, los pueblos y las culturas. Es el espejo del mundo y de su memoria. Esta memoria es frágil y todos los días desaparecen para siempre partes irremplazables de ella.

La primera y más apremiante tarea es asegurar la preservación, por los medios más adecuados, del patrimonio documental de importancia mundial.

También es importante hacer accesible este patrimonio al mayor número posible de personas, recurriendo para ello a la tecnología más adecuada, dentro y fuera de los países en que se halle. Por consiguiente, la UNESCO adopta medidas encaminadas a salvaguardar el patrimonio documental y audiovisual.

La preservación del patrimonio de conocimientos del mundo es un requisito previo indispensable para el acceso universal a la información e influirá considerablemente en el grado en que se desarrollen las sociedades del conocimiento.

El acceso a la información y su difusión se basan en la estabilidad de los documentos y en la posibilidad de recuperar su contenido.

Esto se refiere a la información de ayer, hoy y mañana. En este contexto, la Oficina de UNESCO en Montevideo coopera con los gobiernos y otras partes involucradas en el fortalecimiento de políticas públicas de gestión documental, gobierno abierto, subrayando la importancia de archivos y bibliotecas.

La Oficina también es responsable por la Secretaría del Comité Latino Americano y Caribeño del Programa Memoria del Mundo.

La concepción del Programa Memoria del Mundo es que el patrimonio documental mundial pertenece a todos, debe ser plenamente preservado y protegido para todos y, con el debido respeto de los hábitos y prácticas culturales, debe ser accesible para todos de manera permanente y sin obstáculos.

La misión del Programa Memoria del Mundo es la siguiente:

  • Facilitar la preservación del patrimonio documental mundial mediante las técnicas más adecuadas. Se puede hacer prestando directamente asistencia práctica, difundiendo consejos e información y fomentando la formación, o bien asociando patrocinadores a proyectos oportunos y apropiados.
  • Facilitar el acceso universal al patrimonio documental. Este aspecto comprenderá la promoción de la producción de copias digitales y catálogos consultables en Internet y la publicación y distribución de libros, CD, DVD y otros productos de manera tan amplia y equitativa como sea posible. Cuando el acceso tenga repercusiones para quienes custodian el patrimonio, se tendrá en cuenta esta circunstancia. Se reconocerán las restricciones legales y de otro tipo en materia de accesibilidad a los archivos. Se respetarán las sensibilidades culturales, como el hecho de que las comunidades indígenas conserven su patrimonio y controlen su acceso. Los derechos de propiedad privada están garantizados por ley.
  • Crear una mayor conciencia en todo el mundo de la existencia y la importancia del patrimonio documental. Para ello se recurrirá, aunque no exclusivamente, a ampliar los registros de la Memoria del Mundo y a utilizar en mayor medida los medios de comunicación y las publicaciones de promoción e información. La preservación y el acceso no sólo son complementarios, sino que contribuyen a la sensibilización, ya que la demanda de acceso estimula la labor de preservación. Se fomentará la producción de copias de acceso para evitar una excesiva manipulación de los documentos a preservar.
Principio de la página