Educación e igualdad de género

Las mujeres y las niñas representan a la mitad de la población del mundo y, por ende, la mitad de su potencial. UNESCO reconoce al ODS 5, sobre la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y niñas, como una de sus dos prioridades globales.

La organización trabaja para que la igualdad de género atraviese a todos los programas. Esto incluye la educación de mujeres y niñas promoviendo el rol de las mujeres en ciencias, particularmente en roles tomadores de decisiones.

Las desigualdades a las que las mujeres y las niñas se enfrentan van desde la privación de acceso a la educación, asistencia sanitaria y nutrición adecuada, hasta matrimonio infantil, mutilación genital y violencia sexual.

Entre los numerosos obstáculos que impiden a las niñas y mujeres ejercer su derecho a estudiar, obtener un diploma y beneficiarse de la educación, se encuentran la pobreza, el aislamiento geográfico, la pertenencia a una minoría, la discapacidad, el matrimonio y el embarazo precoces, la violencia de género y las actitudes tradicionales relacionadas con el papel de las mujeres en la sociedad.

En materia de educación, estas desventajas se traducen en falta de capacitación y por lo tanto en falta de oportunidades laborales. Es importante empoderar a las mujeres y las niñas para lograr eliminar la brecha de desigualdad para impulsar el crecimiento económico y el desarrollo social.

La Agenda mundial Educación 2030 reconoce que la igualdad de género requiere un enfoque que "garantice no sólo que las niñas y los niños, las mujeres y los hombres obtengan acceso a los distintos niveles de enseñanza y los cursen con éxito, sino que adquieran las mismas competencias en la educación y mediante ella". Erradicar la violencia de género en todas sus formas, incluyendo la violencia escolar basada en género y la violencia de género en emergencias, es prioritario en la misión de UNESCO.

 

 

Principio de la página