Cooperando hacia una mejor gestión del agua en América Latina y el Caribe

Año 1, No. 2, 9 de abril de 2013

En 2013, la UNESCO ha sido llamada a liderar el Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua, promoviendo el concepto del agua como elemento transversal al desarrollo humano sostenible y como herramienta para construir la paz y avanzar hacia sociedades más justas. Para la UNESCO, la cooperación entorno al agua debe convertirse en un instrumento para reducir la pobreza y la inequidad; conservando y protegiendo al recurso y al ambiente y generando beneficios que sean compartidos entre todos los usuarios.

Los desafíos que enfrenta nuestra región son complejos, sobre todo a la luz de los cambios globales: la vulnerabilidad que presentan los Pequeños Estados Insulares del Caribe con recursos de agua dulce escasos y potencialmente amenazados por el cambio climático; el estado de los glaciares andinos, algunos en retroceso afectados por el cambio y la variabilidad climática. Por otra parte, están las complejidades que implica la gobernanza de las aguas transfronterizas en las grandes cuencas y acuíferos compartidos de nuestra región; o los impactos que generan los desastres naturales de origen hídrico en el desarrollo de algunos países de la región. Asimismo, no podemos olvidar el efecto del crecimiento demográfico y la urbanización, fenómenos globales que incidirán notablemente en la demanda y la oferta de agua de nuestra región.

En América Latina y el Caribe la UNESCO ha logrado consolidar una sólida red de instituciones de gobierno, universidades, centros de investigación, organizaciones de la sociedad civil, expertos, científicos y otros actores que trabajan conjuntamente hacia objetivos comunes: avanzar en el conocimiento científico del ciclo hidrológico y aquellos factores que lo afectan; asesorar a los paises en la toma de decisiones y adopción de políticas; y formar ciudadanos que promuevan un mejor aprovechamiento del recurso desde una mirada holística.

A través de esta red, la UNESCO, desde su oficina en Montevideo continuará asistiendo a los Estados Miembro en la respuesta a los desafíos que enfrenta la región a través del desarrollo de investigación aplicada; el apoyo a la gestión y la toma de decisiones; y la educación y desarrollo de capacidades relativas al agua; de forma de contribuir al desarrollo sostenible de nuestra región.

Zelmira May
Programa Hidrológico Internacional para América Latina y el Caribe

Principio de la página