Libertad de prensa, democracia y desarrollo

Año 1 - No. 4 - 17 de mayo de 2013

Hace 20 años, la Asamblea General de Naciones Unidas decidió que el día 3 de mayo debía ser una jornada dedicada a celebrar la libertad de prensa. Dos años antes, en Windhoek, Namibia, periodistas, dueños de medios, sociedad civil, organismos multilaterales y gobiernos habían subrayado la importancia central de medios libres, independientes y plurales para el fortalecimiento de las democracias y para el desarrollo humano y sostenible.

¿Por qué? ¿Cuál es la razón para hacer hincapié en la relevancia de la libertad de expresión y de prensa para las democracias, el desarrollo y la protección y promoción de todos los derechos humanos?

El libre flujo de información, para el cual el ejercicio del periodismo, particularmente el investigativo, es una pieza clave, es un elemento sine qua non para que: a) los temas centrales de la agenda del desarrollo estén puestos en la esfera pública de discusiones; b) ciudadanos y ciudadanas sean informados, de manera contextualizada, sobre las políticas públicas que son centrales para la garantía y promoción de sus derechos; c) para la participación de estos mismos ciudadanos y ciudadanas en la vida Política; d) para la rendición de cuentas de los Poderes Públicos.

No hay desarrollo real y democracias consolidadas sin participación ciudadana y sin rendición de cuentas. Es muy difícil, por tanto, alcanzar estos objetivos sin una prensa libre. Cuando periodistas y comunicadores son amenazados y sufren violencia en todos los órdenes, incluyendo la violencia de la impunidad de los crímenes perpetrados contra ellos y ellas, no podemos hablar de prensa libre. En estos contextos impera el miedo, la censura y la auto-censura. Por eso, este año la UNESCO eligió como el eje central de la celebración del Día Mundial Hablar sin riesgo: por el ejercicio seguro de la libertad de expresión en todos los medios.

La garantía de un ambiente seguro para el trabajo de periodistas y comunicadores no es una tarea sencilla, requiere el involucramiento de todos los actores relevantes, organismos internacionales, gobiernos, sistemas de justicia, fuerzas de seguridad, periodistas, empresas de medios, sociedad.

Por eso, las Naciones Unidas decidieron aprobar un Plan Global para mejorar la seguridad de los periodistas y combatir la impunidad. Es importante que se creen sistemas nacionales de protección y seguridad de periodistas, que se lleven adelante procesos de capacitación de periodistas y agentes de los sistemas de justicia y seguridad, que la investigación y resolución de los crímenes sean más céleres, que todas las agencias, fondos y programas de Naciones Unidas participen de esta lucha, añadiendo valor a partir de sus particularidades.

La Oficina de UNESCO en Montevideo está preparada para cooperar con todos los actores involucrados en este marco de acción urgente, relevante y fundamental para nuestras democracias.

Guilherme Canela
Consejero de Comunicación e Información para el MERCOSUR + Chile

Principio de la página