La bioética: valores y principios para un mundo más digno y justo

Tarsila do Amaral "Antropofagia"

La segunda mitad del S XX fue testigo de profundos cambios en distintos aspectos. La experiencia vivida en la Segunda Guerra mundial dejó como primer legado aquello que la humanidad ya no quería repetir. La Declaración Universal de los Derechos Humanos en general y el Código de Nuremberg en relación a las ciencias y la biomedicina fueron orientaciones sobre cómo y hacia donde marchar, si se pretende construir un camino hacia la paz, la libertad, la igualdad entre los seres humanos y la justicia social.

Pocos años después se presenciaba un enorme crecimiento de las potencialidades de la ciencia, la biomedicina y las tecnologías emergentes. Nuevos y más complejos interrogantes surgieron sobre cuáles deberían ser los principios que guíen las decisiones que se toman cuando está involucrada la vida en el planeta y la salud de las generaciones actuales y futuras, en un mundo que vive la paradoja de un enorme progreso al tiempo que visualiza los riesgos reales y potenciales que éste puede producir.

En ese marco surge la bioética como una reflexión crítica que introduce valores y principios éticos sobre distintos campos en los cuales los individuos y las sociedades debían tomar un papel protagónico en las decisiones que los involucran. Entre los primeros temas abarcados estuvieron: el desarrollo biotecnológico y sus repercusiones a nivel individual, social y global; el rol que deben tener las personas en las decisiones sobre su cuerpo y su salud en los servicios de salud; la manera en la que se distribuyen los recursos sanitarios y la accesibilidad a los medios que provean una asistencia adecuada, la forma en la que se ejercen los derechos, como el derecho a la salud y a una vida y una muerte dignas y, finalmente, la situación presente y futura del planeta, sus recursos y los seres que lo habitan. Progresivamente la agenda se amplió, incluyendo las causas y determinantes que están por detrás de estos emergentes.

Lo que comenzó como voces diversas que reclamaban esta necesaria reflexión ética se convirtió en un campo de conocimiento que ha ido desarrollándose más y más, tanto para temas individuales y sociales como globales. Hoy la bioética es una disciplina académica cuyos contenidos se han tornado parte imprescindible del currículum de la mayor parte de las carreras universitarias.

Sin lugar a dudas hay mucho más por hacer y la tarea de la bioética deberá estar siempre atenta a las formas en las que, ya sea el progreso, en cualquiera de sus expresiones, o la injusticia afecten esos valores que la humanidad ha cultivado a través de la historia y ha encarnado en cada lucha por la construcción de un mundo más digno y más justo para todos.

Susana Vidal
Especialista de Programa - Bioética

Principio de la página