Historia de la filosofía en la UNESCO

¿Cómo llegamos hasta hoy? Los primeros años

La filosofía siempre ha sido consustancial a la UNESCO. Inspiró en gran parte su Constitución y ya en 1946 la UNESCO lanzó un programa en materia de filosofía. La presencia destacada de grandes filósofos como Jean-Paul Sartre, Emmanuel Mounier y Alfred J. Ayer en la Conferencia General de la Organización, que se celebró en La Sorbona, atestigua elocuentemente la importancia que la Organización deseaba conferir a esta disciplina y a sus representantes.

Después, se creó en 1949 el Consejo Internacional de la Filosofía y de las Ciencias Humanas, Roger Caillois lanzó la revista Diógenes y, en 1960, se creó la División de la Filosofía, cuya dirección se confió a la filósofa Jeanne Hersch.

En 1950, la Conferencia General de la UNESCO, en su quinta sesión, decidió que llevaría a cabo «una encuesta sobre el lugar que ocupa la enseñanza de la filosofía en los diversos sistemas de ocupación, sobre la forma en que se da y sobre la influencia que ejerce en la formación del ciudadano». Dicha encuesta, que se efectuó en 1952 y en 1953, fue un hito y se refirió a la enseñanza de la filosofía y, en particular, al lugar que ésta ocupaba en los sistemas educativos de los diversos países, su papel en la formación del ciudadano así como a la importancia que reviste para la búsqueda de una mejor comprensión entre los seres humanos. El informe respectivo se publicó acompañado de un análisis general sobre los problemas planteados por la enseñanza de la filosofía, preparado por Georges Canguilhem, por aquel entonces joven inspector general de filosofía en Francia. El informe también contenía una declaración común de los expertos asociados a la encuesta.

En 1978, los Estados miembros de la UNESCO solicitaron a la Organización llevar a cabo estudios sobre la enseñanza y la investigación filosóficas en cada una de las regiones del mundo. Dichas consultas regionales, que se alargaron más de una década, tenían como objetivo efectuar una vasta encuesta, con particular énfasis en las prácticas interdisciplinarias en el mundo. Se hicieron reportes de cada región sobre temas planteados.

En 1994, la UNESCO se propuso completar la encuesta de 1951. El nuevo estudio, bajo la dirección Roger-Pol Droit, incluyó contribuciones de personalidades de 66 países, con el propósito de abrir un nuevo campo de reflexión y debate sobre el lugar de la filosofía en las culturas contemporáneas y en la formación del libre juicio de los ciudadanos. Se analizaron las relaciones entre la filosofía y los procesos democráticos, las relaciones de la filosofía con la interdependencia económica, así como el papel de los instrumentos informáticos, la enseñanza de las ciencias, la filosofía política y el papel del ciudadano.

En 1995, la UNESCO organizó unas jornadas internacionales de estudios en Paris, que resultaron en la Declaración de Paris a favor de la Filosofía. En dicha declaración se reafirma que la educación filosófica, al formar espíritus libres y reflexivos, capaces de resistir a las diversas formas de propaganda, fanatismo, exclusión e intolerancia, contribuye a la paz y prepara a los individuos para asumir sus responsabilidades frente a los grandes interrogantes contemporáneos, en particular en el campo de la ética. En dicha declaración, también se hizo hincapié en que la enseñanza de la filosofía debe mantenerse o ampliarse donde ya existe, implantarse donde aún no existe y ser nombrada explícitamente con la palabra «filosofía», recordando también que debe ser impartida por profesores cualificados e instruidos específicamente a tal efecto y no estar supeditada a ninguna consideración económica, técnica, religiosa, política o ideológica. Por último, también se hizo hincapié en que la enseñanza de la filosofía, al tiempo que mantiene su autonomía, debe vincularse, en la medida de lo posible, a la formación académica o profesional en todos los campos y no ser solo yuxtapuesta a la misma.

A partir de 1995, el programa de la UNESCO en materia de filosofía continuó con la creación de redes regionales, particularmente activas en el Sudeste Asiático, Europa, América Latina y el Caribe, así como en África. También se lanzaron otras iniciativas, en particular en materia de enseñanza de la filosofía para los niños, así como la Enciclopedia Multimedia de Ciencias Filosóficas, todas ellas con el objetivo común de popularizar una cultura filosófica internacional.

(Fragmento de la introducción de LA FILOSOFÍA UNA ESCUELA DE LA LIBERTAD, UNESCO 2007)

Los últimos años en la Región de América Latina y el Caribe

En el año 2007 se publicó la obra La filosofía una escuela de la libertad. Enseñanza de la filosofía y aprendizaje del filosofar: la situación actual y las perspectivas para el futuro. Un trabajo interdisciplinario y amplio que versaba sobre cuatro facetas de la enseñanza de la filosofía, con el propósito de contener todos los niveles, tanto en el marco de la educación formal como en el de la educación no formal:

i) La filosofía y los jóvenes espíritus: la edad del asombro (su enseñanza a nivel preescolar y primario);

ii) La filosofía en la edad del cuestionamiento (su enseñanza a nivel secundario);

iii) La filosofía en el campo universitario, (su enseñanza a nivel superior);

iv) Otros caminos para descubrir la filosofía –su práctica en la polis.

Ese mismo año se creaba la Red Mundial de Mujeres Filósofas y se anunciaba el primer número de su revista.

Desde Entonces América Latina y el Caribe participó en numerosas celebraciones del Día Mundial de la Filosofía, convocando a filósofos y filósofas a sumarse al esfuerzo de UNESCO por promover la filosofía de distintas maneras.

En 2008 se realizó en República Dominicana la Reunión Regional de Educación Media de la Filosofía que produjo un documento final. Y en el año 2013 se realizó en Perdue University el Diálogo Filosófica entre Africa y las américas el cual tomó como tema central, la Diáspora Africana. En este evento interregional participaron numerosos filósofos/as de América Latina que debatieron con sus colegas de Africa y USA.

El día Mundial de la filosofía, nos encuentra en numerosas actividades en la región de ALC, cada una de las cuales provocan desde el pensamiento crítico y la argumentación filosófica, cualquier intento de hacer prevalecer la violencia, el autoritarismo o formas diversas de avasallamiento de los DDHH y las libertades fundamentales. Eso es, en síntesis la filosofía como escuela de la libertad.

Principio de la página