El 23 de diciembre de 2016, en el Septuagésimo primer período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas se adoptó por consenso la proclamación del 2019 como el “Año Internacional de las Lenguas Indígenas”, cuya negociación fue coordinada y facilitada por Ecuador y Bolivia, con el fin común de llamar la atención sobre la grave pérdida de las lenguas indígenas y movilizar medidas urgentes para su conservación, revitalización y promoción.

El “Año Internacional de las Lenguas Indígenas” enfoca su atención global en los riesgos críticos a los que se enfrentan las lenguas indígenas y su importancia para el desarrollo sostenible, la buena gobernanza, la cultura de paz y reconciliación, la calidad de vida en apego a las especificaciones culturales, el diálogo intercultural; así como en la reafirmación de la continuidad cultural y lingüística, el ejercicio efectivo de los derechos fundamentales, y la calidad y alcance de la participación política.

En este contexto, se conectan de forma intersectorial la Constitución de la UNESCO que llama a: “Contribuir a la paz y a la seguridad estrechando, mediante la educación, la ciencia y la cultura, la colaboración entre las naciones, a fin de asegurar el respeto universal a la justicia, a la ley, a los Derechos Humanos y a las libertades fundamentales que, sin distinción de raza, sexo, idioma o religión, la Carta de las Naciones Unidas reconoce a todos los pueblos del Mundo”, y la “Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas” que se sostiene en la afirmación de la igualdad de los pueblos indígenas en relación con todos los demás pueblos, y en el reconocimiento de todos los pueblos a ser diferentes, a considerarse a sí mismos diferentes y a ser respetados como tales.

Este encuentro permitirá hacer la conexión entre la paz, rescate, preservación y promoción de las lenguas indígenas. Es importante poner de relieve la situación actual del Sistema Intercultural Bilingüe y de las lenguas en la Región como también los esfuerzos que los gobiernos están realizando para su prevención y promoción.

El énfasis del “Año Internacional de las Lenguas Indígenas” se coloca especialmente en el riesgo de desaparición que pesa sobre las lenguas indígenas en razón de varios factores críticos que afectan su uso diario y transmisión intergeneracional, especialmente a la luz de las presiones generadas por factores económicos y sociales que inciden en el contexto social del hablante, en la percepción de la propia lengua en relación con su utilidad ante un uso dominante, y en el uso intergeneracional como mecanismo de transmisión. Sobre este particular, destacamos el Atlas de la UNESCO de las lenguas del mundo en peligro, una plataforma en línea que permite verificar el estado de vitalidad de las lenguas en el ámbito global, sobre la base de ocho factores que permiten estimar el grado de vitalidad de una lengua. El objetivo del Atlas apunta a sensibilizar a los encargados de la elaboración de políticas, las comunidades de hablantes y el público en general, acerca del creciente problema de las lenguas en peligro de desaparición y la necesidad de salvaguardar la diversidad lingüística del mundo. También pretende ser un instrumento para efectuar el seguimiento de las lenguas amenazadas y de las tendencias que se observan en la diversidad lingüística a nivel mundial.

Objetivo general:

Facilitar un espacio de encuentro andino y de diálogo entre instancias de gobiernos locales, sociedad civil, academia, organizaciones no gubernamentales y de la cooperación internacional a los fines de aportar elementos críticos para llamar la atención sobre el impacto que la pérdida de las lenguas indígenas tiene en la diversidad cultural, la pervivencia de los saberes ancestrales y la gestión sostenible del ambiente, enfatizando la formulación de medidas y acciones articuladas y cooperativas para su conservación, revitalización y promoción, en el marco general de los derechos de los pueblos indígenas. Del mismo modo, este IV Encuentro apunta a destacar el carácter de la lengua como un factor social clave en la construcción de sistemas singulares de expresión y comprensión de la realidad, así como su valor central en la edificación de la identidad de los pueblos originarios y la transmisión de sus conocimientos ancestrales.

Una cultura de paz y no violencia duradera y sostenible con enfoque de Derechos Humanos y, además, relevante en el contexto de las realidades locales, pasa por la inclusión de las comunidades indígenas en un proceso de construcción participativa, priorizando los ejes transversales de género, juventud, diálogo intercultural, pobreza multidimensional y medio ambiente.

Objetivos específicos:

1. Apoyar el dialogo político para fortalecer la inclusión de los pueblos indígenas en la toma de decisiones sobre cuestiones ambientales, de paz, de interculturalidad y educación en lengua materna y de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

2. Socializar experiencias y aprendizajes sobre diferentes prácticas a nivel regional para la conservación de las lenguas indígenas y su impacto en la cultura de paz.

3. Generar espacios de reflexión sobre temas centrales: las mujeres líderes indígenas, la educación intercultural bilingüe, la presencia de los pueblos indígenas en medios de comunicación, la importancia de los pueblos indígenas en la conservación del patrimonio cultural.

4. Difundir información actualizada sobre la situación de las lenguas indígenas en el mundo, con énfasis en América Latina.

5. Producir un documento colaborativo de Conclusiones y Recomendaciones que será distribuido entre las redes de expertos y contrapartes dedicadas al tema de los pueblos indígenas.

- Agenda

- Materiales

- Conclusiones y Recomendaciones (Versión Español) / (English Version)

Principio de la página