Educación para el desarrollo sostenible

La educación para el desarrollo sostenible (EDS) dota a los estudiantes de la capacidad necesaria para tomar decisiones fundamentadas y realizar actividades responsables en pro de la integridad medioambiental, la viabilidad económica y la justicia social, para las generaciones actuales y las venideras, con el debido respeto a la diversidad cultural. La EDS está vinculada al aprendizaje a lo largo de toda la vida y forma parte integral de la educación de calidad. La EDS es una enseñanza holística y transformadora, que aborda los contenidos y resultados del aprendizaje, la pedagogía y el contexto del aprendizaje. La EDS alcanza sus objetivos mediante la transformación de la sociedad. La UNESCO, en su condición de organización coordinadora de la EDS, dirige la aplicación del Programa de Acción Mundial sobre EDS, que es la continuación oficial del Decenio de las Naciones Unidas de la Educación para el Desarrollo Sostenible (2005-2014).

En la Conferencia Mundial de la UNESCO sobre Educación para el Desarrollo Sostenible 2014, que tuvo lugar del 10 al 12 de noviembre de 2014 en Aichi-Nagoya (Japón), se clausuró el Decenio de las Naciones Unidas de la EDS. En la Conferencia se formuló la Declaración sobre la EDS de Aichi-Nagoya y la hoja de ruta para aplicar el Programa de Acción Mundial sobre EDS, y se presentó el Informe Final del DEDS (y su resumen). Además, el Programa 10YFP sobre educación y estilos de vida sostenibles (SLE), que cuenta con la contribución de la UNESCO, se presentó también en la Conferencia Mundial.  

El Programa de Acción Mundial, reconocido por la Resolución A/RES/69/211de la Asamblea General de las Naciones Unidas, se centra en cinco ámbitos de acción prioritarios, que se consideran los aspectos que permiten influir en el progreso de la EDS: la promoción de las políticas, la transformación de los contextos de aprendizaje y capacitación, el aumento de la capacidad de los educadores y formadores, el empoderamiento y la movilización de los jóvenes, y el fomento de las soluciones sostenibles en el plano local. La UNESCO coordina la aplicación del Programa de Acción Mundial y colabora estrechamente con los principales asociados a fin de generar actividades en pro de la EDS y ampliar las ya existentes.

La UNESCO promueve la EDS en el ámbito internacional y facilita apoyo técnico a los Estados Miembros en lo tocante a cómo aplicarla. Los principales retos del desarrollo, tales como el cambio climático, la diversidad biológica y la reducción del riesgo de desastres, son factores que facilitan la introducción de las prácticas de desarrollo sostenible mediante la educación. 

Principio de la página