Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial

Bicicleta de cuasimodista (Fiesta de Cuasimodo). Isla de Maipo, Chile. Foto: © UNESCO/Carolina Jerez

La Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial fue aprobada por la Conferencia General de la UNESCO, celebrada en 2003. En esa instancia, la comunidad internacional reconoció la necesidad de reconocer la relevancia de las manifestaciones y expresiones culturales que hasta entonces no tenían un marco jurídico y programático que las protegiera.

Complementaria de otros instrumentos internacionales que protegen el patrimonio cultural -como la Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural- la Convención de 2003 tiene por objeto principal salvaguardar los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas que las comunidades, los grupos y, en algunos casos, los individuos, reconocen como parte integrante de su patrimonio cultural. Este patrimonio inmaterial se puede manifestar en ámbitos como tradiciones oralesartes del espectáculousos sociales, rituales, actos festivosconocimientos y prácticas relativos a la naturaleza y el universo, y saberes y técnicas vinculados a la artesanía tradicional.

Esta definición, que figura en el Artículo 2 de la Convención, comprende también los instrumentos, bienes, objetos de arte y espacios culturales inherentes al patrimonio cultural inmaterial. Esta conceptualización fue discutida en prolongadas negociaciones y discusiones que sirvieron de base para la Convención.

© Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, Chile

El artículo 16 de la Convención del 2003 faculta al Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO para realizar la Lista representativa del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad, que tiene por objetivo dar a conocer mejor el patrimonio cultural inmaterial en todo el mundo.

Alrededor del mundo, 150 Estados se han hecho parte de la Convención 2003, mientras que en América Latina y Caribe (grupo III), 28 países han ratificado o aprobado la Convención de 2003. Mediante la aceptación, los países se comprometen a adoptar una política general encaminada a realzar la función del patrimonio cultural inmaterial en la sociedad.

Principio de la página