Educación para la gestión del riesgo ante desastres

© UNESCO / Concurso de dibujos sobre prevención ante tsunamis, Chile

América Latina y el Caribe es un espacio diverso tanto social, cultural como geográficamente, donde se manifiestan fenómenos naturales y socio-naturales, potencialmente destructivos como sismos, tormentas, tsunamis, huracanes, erupciones volcánicas, etc. Estas características asociadas a condiciones de vulnerabilidad, como altas tasas de pobreza, ocupación de territorios inseguros como lugares de vivienda, deficientes servicios de educación y salud e insuficientes espacios de articulación y participación social en los procesos de desarrollo, generan altas condiciones de riesgo.

Adicionalmente a los grandes eventos de desastres, en la región se presentan otros de pequeña intensidad o “silenciosos”: inundaciones, deslizamientos, heladas y sequías que no causan mayor impacto nacional e internacional, pero generan una importante desestabilización económica local, agudizando las condiciones de pobreza de los más vulnerables. 

La integración del enfoque de la gestión del riesgo en el sector educativo es determinante para incrementar la concientización sobre el efecto y causa de los desastres, tomando en consideración el modelo de desarrollo en el que no se valore únicamente el crecimiento económico y los patrones de consumo actuales. Las escuelas que incluyen acciones de gestión del riesgo contribuirán a una cultura para la prevención, esencial en el proceso de desarrollo sostenible de los países, reduciendo los riesgos de desastres y fortaleciendo las capacidades de las comunidades más vulnerables y respondiendo a las emergencias. En este desafío, la OREALC/UNESCO Santiago trabaja coordinadamente con los países de América Latina y el Caribe para apoyar procesos de sensibilización, movilización y compromiso con el cumplimiento de los objetivos del Decenio de la Educación para el Desarrollo Sostenible.

Principio de la página