Estrategia Regional de la UNESCO para ALC para la respuesta a la situación de personas en contexto de movilidad


Asegurar el derecho a la educación de las personas en situación de movilidad: La UNESCO da apoyo técnico a la estrategia nacional ecuatoriana

  • ¿Cómo articular las acciones de emergencia con las de desarrollo y asegurar la disponibilidad de servicios educativos para responder a las necesidades que surgen en los contextos de movilidad humana?

24.05.2019 -La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) comenzó en 2019 su asesoría técnica al Ministerio de Educación del Ecuador en el diseño de una estrategia de respuesta educativa a las necesidades de la población en situaciones de movilidad, ya sea que vivan o se desplacen por dicho país sudamericano.

El derecho a la educación no desaparece cuando hay contextos de movilidad. Foto: Flickr/Cristal Montanez

En febrero de 2019 la UNESCO comenzó a acompañar al Ministerio de Educación de Ecuador en el desarrollo de una estrategia nacional que responda a la necesidad de garantizar el derecho a la educación de cientos de miles de personas que se encuentran en situación de movilidad en Ecuador, en mayor medida, de nacionalidad venezolana. “La estrategia general tiene como propósitos la garantía de una educación inclusiva, equitativa y de calidad para la población que ya se encuentra en destino, a través de modalidades educativas ordinarias y extraordinarias y la promoción del aprendizaje permanente y de entornos letrados para quienes se encuentran en tránsito, a través de prácticas educativas flexibles no formales y de aprendizaje informal”, detalla Cecilia Barbieri, jefa de la Sección de Educación 2030 de la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO Santiago).

La asistencia técnica de la UNESCO involucra el trabajo de su oficina en Quito y de la OREALC/UNESCO Santiago y se encuadra en el compromiso de la Organización con las carteras de Educación de la región para apoyarles a garantizar el derecho a una educación equitativa y de calidad. Concretamente en Ecuador la UNESCO contribuye en la construcción de una estrategia nacional de respuesta a personas en situación de movilidad. La estrategia, que busca garantizar el acceso a educación a la población migrante y refugiada en Ecuador, se constituye en la norma nacional que orienta y organiza la oferta educativa pública y privada.

Como complemento al trabajo que realiza el Ministerio de Educación, las agencias de Naciones Unidas, organismos internacionales, organizaciones de la sociedad civil y fundaciones que trabajan por la inclusión educativa de personas migrantes venezolanas, adelantan procesos de inclusión educativa y apoyo socioemocional en distintas provincias de Ecuador. Estas organizaciones y el Ministerio de Educación, se han articulado en el subgrupo de Educación de la Plataforma Regional de Coordinación Interagencial para Refugiados y Migrantes de Venezuela, liderado por UNESCO y UNICEF.

El apoyo de la UNESCO

La Oficina Regional de Educación y la Oficina de la UNESCO en Quito realizaron en febrero, entre otras acciones, el I Taller de especialización “El derecho a la educación de migrantes y personas refugiadas en escenarios de desplazamiento masivo”, en el que participaron 25 personas delegadas de las subsecretarías de Educación Especializada e Inclusiva; de Fundamentos Educativos; de Innovación Educativa para el Buen Vivir; de Apoyo, Seguimiento y Regulación de la Educación; y de Jurídico y Planificación, con el fin de sentar los criterios orientadores de la estrategia. El taller no es una acción aislada. Fue un primer paso de análisis sobre el acceso a las oportunidades educativas y al diseño de propuestas para asegurar la disponibilidad del derecho a la educación.

Una de las participantes en este taller, Diana Castellanos Vela, especialista de Educación para la Democracia y el Buen Vivir del Ministerio de Educación de Ecuador, indicó que los contenidos “han sido de gran utilidad para mí, ya que, al realizar análisis de atención a poblaciones vulnerables en el ámbito educativo, busco evaluar y generar estrategias que permitan efectivamente garantizar su derecho en toda la amplitud. Específicamente para la población en situación de movilidad humana, busco impulsar acciones que nos convierta en un país de acogida en el ámbito educativo, eliminando trabas para el acceso, en la inclusión y reconocimiento de saberes previos que permitan su permanencia”.

A fines de abril de 2019, un segundo módulo tuvo lugar en el Ministerio de Educación de Ecuador. Su objetivo fue apoyar a los equipos técnicos de esta cartera en la reforma del Acuerdo de Vulnerabilidad, que permita garantizar el acceso, permanencia y culminación del proceso educativo para personas en situación de movilidad humana en Ecuador. Jacqueline Bueno, quien trabaja en el Ministerio de Educación de Ecuador en la Dirección Nacional de Democracia y el Buen Vivir, participó en esta instancia y señaló que el apoyo de la UNESCO ha sido importante para identificar las necesidades de la población que se encuentra en contexto de movilidad y poder asistirles en la salvaguarda de su derecho a la educación. Les invitamos a ver el siguiente video con su testimonio:



Durante el año 2019 la UNESCO y el Ministerio de Educación de Ecuador se han propuesto seguir trabajando en tres áreas prioritarias: planificación para el acceso educativo, fortalecimiento de los sistemas de información educativos y evaluación y reconocimiento de estudios previos. Estas acciones forman parte de las funciones estratégicas de la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO Santiago), entre las cuales está brindar colaboración técnica especializada y contextualizada de calidad para la formación de capacidades, y para la formulación, implementación y/o monitoreo de políticas orientadas al cumplimiento de los compromisos adoptados en el marco de la Agenda de Educación 2030.

*****
Este comunicado se realizó gracias a los generosos aportes de María Brown y Jaunarena Elosua de la Oficina de la UNESCO en Quito y Paula Klenner, de la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO Santiago).

Principio de la página